Alvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza la decisión de política monetaria que la Fed tomará esta tarde, así como las cuentas de resultados empresariales en España de estos días. Todo ello en un contexto de subidas del Ibex 35 que, según el experto, es para aprovechar.

Esta tarde conoceremos la decisión de tipos de la Fed, aunque no habrá rueda de prensa. Después del débil dato de PIB de EEUU del primer trimestre, ¿por dónde cree que pueden ir los tiros del comunicado del FOMC y entorpecerá este dato o los planes fiscales de Trump el camino que la Fed estaba decidida a segur en cuando a subida de tipos?

Hoy esperamos de la Fed un mensaje de trámite. Pensamos que la subida de tipos se va a producir en junio y hoy tendremos que buscar otros datos en el mensaje del organismo, mensaje que puede venir condicionado por los datos de PIB del primer trimestre, que salieron por debajo de lo esperado, pero luego habrá revisiones del dato que serán al alza.

Lo que está en jaque ahora mismo, aparte de si habrá 2 ó 3 subidas en el año, que nosotros creemos que llevará una actuación moderada, es cuándo va a empezar a reducir el balance. Este balance es demencial.  Además, hay datos que hacen pensar que el crecimiento de EEUU no es tan robusto como esperábamos y esto podría retrasar las fechas en las que la Fed empiece a reducir su balance.

Este fin de semana se han elevado los techos de gasto para no paralizar la actividad de la Administración, algo que en otras veces se había hecho esperar, pero esta vez lo han resuelto de forma rápida, lo que es muy positivo para el país y los mercados. 

Además, también estamos pendientes de la reforma fiscal, pues las cosas están yendo bastante lentas. Trump necesita el apoyo de su propio partido, donde han salida a relucir los enfrentamientos, aunque si el plan beneficia a la economía y a las familias, acabará negociándose con éxito. Aunque no sabemos qué calado tendrá ni cuándo se va a producir.

En junio creemos que la Fed volverá a subir tipos, pues el organismo tiene que aprovechar la bonanza de la economía para normalizar la situación y llevar los tipos al entorno del 3%. Este año ya no vamos a vivir la lenta agonía de si van a subir o no los tipos.

Pese a que EEUU juega en otra liga monetaria, el EURUSD se mantiene en torno a 1,09 dólares, y eso que Draghi dio un discurso pro laxo. Pero este domingo tendremos la segunda vuelta de las elecciones francesas, ¿cree que el resultado podría dar un empujón al mercado?

El BCE está evaluando que la zona euro está creciendo bastante bien y de acuerdo con unas expectativas que había a comienzos de año, lo que le da libertad para moverse.

Por otro lado, el resultado de la primera vuelta de las elecciones francesas ha dado un espaldarazo al proyecto europeo, pues nos podríamos enfrentar a la negociación de salida de otro país fuerte de la UE. Ahora bien, aunque tengamos un vencedor europeísta, le puede costar muchísimo poder gobernar porque prácticamente “está sin partido”, pero lo hará y contará con el apoyo de los partidos tradicionales para permanecer en la UE.

En este contexto hemos visto escalar al EURUSD a niveles de 1,09 dólares, pero el resultado de la segunda vuelta no tendría que comportar un nuevo salto de la cotización del euro, sino que se mantendrá estable porque los mercados descuentan que ya no va a haber una sorpresa.

Por lo tanto, el BCE tendrá que seguir pendiente de cómo evolucionan las economías europeas y de la inflación. En este sentido, hay un dato significativo, pues la inflación subyacente subió el mes pasado dos décimas, por encima de lo que esperábamos, con lo que se ve que esas subidas fuertes de la inflación normal, que achacábamos a la energía, se han ido trasladando a la subyacente, pues aumentan los costes de producción y transporte.  Aun así, Draghi mantendrá un discurso moderado y una subida de tipos está bastante lejana, aunque el BCE tiene más libertad para moverse en estos momentos.

Grifols registró un beneficio neto de 134 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un aumento del 7%. Además, los ingresos aumentaron un 12,6%. ¿Qué le han parecido estas cuentas y la acción, que cotiza en subida libre, con un escape alcista que le ha generado sobrecompra?

La compañía lo va a seguir haciendo bien y presentando resultados bastante atractivos. De los resultados de hoy, a parte de todo lo bueno que se ha conocido, el único punto negro que hemos conseguido es que se estimaban unas sinergias de 300 pb con la compra de la compañía estadounidense, pero sólo se han trasladado 90 pb. No sabemos si realmente es temprano y habrá que darle otro trimestre para alcanzar los 300 pb o es que hay problemas no contemplados a la hora de realizar la operación.

En bolsa, creo que Grifols va a seguir subiendo, como otra lista de valores, que en otras situaciones rehuiríamos porque están caros, como Inditex o Aena. No se puede dejar de estar en estos valores, incluso es buen momento para comprar Grifols.

Este viernes Popular presentará sus cuentas del primer trimestre y, entre tanto, sigue avanzando en las desinversiones. Acaba de comunicar la venta de su filial de servicios financieros a Abanca, en una operación que le reportará 6,7 millones de euros de plusvalía. ¿Qué espera de las cuentas y demuestra esto que Popular acabará comprado y va tapando agujeros con las ventas?

Popular está siguiendo la estrategia que ha marcado su nuevo equipo de gestión y deshacerse de todo aquello que no sea estratégico. Así, la operación de venta de la filial de servicios financieros es positiva.

El futuro sigue siendo muy complicado, pasa por esa posible macro ampliación de capital que tendría que ser con un descuento muy muy significativo, o por una operación corporativa.

Las cuentas del primer trimestre deberían ser negativas, pues la entidad está intentando tener un balance lo más transparente posible.

Todavía el calvario de Popular va a ser largo y no sé cuándo tendremos noticias de por dónde irá el futuro de Popular, pero personalmente creo que pasa más por una operación corporativa, que por una ampliación.

Ayer el Ibex 35 marcaba máximos anuales por encima de los 10.800 puntos. ¿Es momento de que prime la cautela y recoger ganancias?

Quien necesite el dinero en el corto plazo, debería aprovechar el momento para vender, pero quien esté en bolsa de forma recurrente, no debe apearse en este momento.

El Ibex 35 lo está haciendo bien, por encima de otros índices europeos, sencillamente porque nos habíamos quedado muy retrasados, pero el crecimiento de España va a ser sólido, los resultados de las empresas son positivos y mejoran las expectativas y esto va a continuar. Ahora hay menos recorrido que en enero, pero seguimos teniendo unas empresas sólidas, con resultados fuertes, para seguir apostando por nuestro mercado. No saldría del mercado y, si estoy fuera, iría pensando en comprar.