El fabricante alemán de automóviles Audi, del grupo Volkswagen, cerró el primer trimestre del año con un beneficio operativo de 363 millones de euros, lo que supone una reducción del 29% respecto al mismo período de 2008. El director financiero de la compañía, Axel Strotbeck, aseguró que el desarrollo del primer trimestre se ajusta a lo previsto, al tiempo que confirmó el objetivo de Audi de cerrar el presente ejercicio con un resultado positivo. La firma de los cuatro aros, que celebró hoy su junta general de accionistas, registró una cifra de negocio de 6.700 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que representa una reducción del 19%, como consecuencia de los efectos de la crisis sobre el mercado automovilístico.