La inmobiliaria valenciana Astroc ha anunciado una pérdida de neta de 65,7 millones de euros, durante el primer semestre, frente a los beneficios de 62 millones que alcanzó en igual periodo de hace un año. Astroc, que volvió al parqué con recortes del 13,82% pasadas las 10.38 de la mañana, después de la suspensión cautelar dictada por la CNMV minutos antes de la apertura por motivos aún no aclarados, atraviesa uno de los días más volátiles de su breve historia como cotizada.
Tras la suspensión durante más de una hora y media, los títulos de Astroc debieron inhibirse del mercado otros diez minutos hasta volver al parqué con un primer precio de 9,22 euros. Astroc atraviesa uno de los días más volátiles de su breve historia como cotizada porque después de esta caída, llegó a recuperar más de un 2%, aunque a esta hora cede un 3,27%. Los ingresos de la inmobiliaria presidida por Juan Carlos Nozaleda alcanzaron los 239,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 32%. El Ebitda de la compañía o resultado bruto de explotación cayó un 133% hasta registrar un saldo negativo de 30,2 millones de euros. En la tabla de resultados consolidada destacan aprovisionamientos por costes de gestión de suelo y de promoción y construcción de cerca de 246 millones (frente a 88 millones hace un año) y unos costes financieros de 48,7 millones de euros (frente a 2,2 un año antes). El resultado negativo del grupo se debe a la antigua Astroc, que en el primer semestre registra una cifra de negocios negativa en 34,6 millones de euros por la resolución en 2007 de operaciones contabilizadas en el ejercicio anterior. La inmobiliaria explica que la resolución de estas operaciones viene motivada por 'la situación excepcional del mercado y de la propia compañía (Astroc)'. El importe global de las mismas es de 51,2 millones de euros y lo que ha hecho grupo es reintegrar las cantidades cobradas de los clientes y recuperar los correspondientes activos. En total las resoluciones suponen un margen bruto negativo de 39 millones de euros. Asimismo, el grupo añade que debido a las circunstancias del mercado y por cuestiones de prudencia ha revertido contablemente dos operaciones registradas como ventas en el primer trimestre de este año y que habían aportado 44 millones a las ventas y 20 millones al margen bruto. Gonzalo Cantarela, gestor fundamental independiente, considera que la compañía "se encuentra en inmersa en una reestructuración con la entrada de nuevos socios” pero considera “que hay que tenerla fuera de cartera a la espera de cómo suceden los acontecimientos”.