La central nuclear Ascó II comunicó ayer al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) un incidente leve en la ventilación de la sala de control de la central, debido a una señal no real de alta concentración de gases tóxicos que hizo que el sistema actuara aislando la sala. El suceso notificado se debió a un fallo en el control de la alimentación eléctrica de las ópticas que detectan la acumulación de gases tóxicos, si bien el error quedó solucionado con la normalización del sistema de ventilación de la sala de control.