Grupo Arteche ha presentado los resultados consolidados de 2021, los de su año de debut como empresa cotizada en BME Growth. Siguen la línea marcada en su Plan Estratégico a 2023, tanto en el crecimiento orgánico como en el inorgánico. Este último punto se ha visto marcado en el último ejercicio por las adquisiciones que han fortalecido su posición en mercados como el asiático y el australiano.

Al cierre de 2021, Arteche ha obtenido un beneficio neto de 8,5 millones de euros, 8 veces superior al del ejercicio anterior, y unos ingresos por valor de 282 millones de euros, que representan un crecimiento del 6,6% respecto a 2020. Cabe destacar que un 3,9% de dicho crecimiento ha sido puramente orgánico, poniendo así de manifiesto la fortaleza del sector de la energía en el que Arteche opera. El resultado bruto de explotación (EBITDA), impactado por el aumento de los costes logísticos y de materias primas, alcanzó 26,1 millones de euros, equivalente a un margen sobre cifra de negocios del 9,3%. La deuda financiera, por su parte, descendió un 23% en el último ejercicio.

En 2022, cuando Arteche cumplirá un año en BME Growth, será el primer ejercicio en el que se retribuya con un dividendo a sus accionistas, que ascenderá a un 30% del resultado neto del año 2021.

Nuevo impulso al crecimiento inorgánico

La hoja de ruta del crecimiento inorgánico, plasmada en el Plan Estratégico a 2023, ha recibido un importante impulso en 2021 gracias a las diferentes operaciones internacionales de Arteche a lo largo del año.

La operación de compra de EsitaÅŸ, que cuenta con plantas en Turquía e Indonesia y está dedicada a la fabricación de transformadores de medida de media y baja tensión, ha servido para potenciar su posicionamiento en el mercado asiático. Es una de las principales marcas líderes en su mercado geográfico. Arteche fortalece, de este modo, su posicionamiento industrial en Asia y refuerza su liderazgo en el negocio de medida y monitorización. Adicionalmente, las sinergias identificadas en la compra del grupo turco se están materializando e incluso están superando las expectativas marcadas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La joint venture con Hitachi Energy en Arteche Gas Insulated Transformers (AGIT) ha permitido una mejora de su posición comercial a nivel global. AGIT cuenta con una planta de producción en Vitoria-Gasteiz y tiene experiencia internacional en el campo de los transformadores de medida para subestaciones GIS y en transformadores de tensión de servicio de estación (SSVT). Arteche tiene una participación mayoritaria en esta joint venture del 51%, frente al 49% de Hitachi Energy.

La adquisición del 100% de las acciones de la empresa australiana Smart Digital Optics (SDO), de la que ya tenía el 57,6% desde hace más de una década, ha propiciado un refuerzo en el negocio de red digital y en el capital tecnológico de Arteche. Gracias a esta operación, agiliza su crecimiento en el desarrollo de las redes inteligentes, la transmisión de corriente continua y el ecodiseño de sus productos. SDO es un referente en la fabricación de sensores de corriente de fibra óptica para el sector de la energía eléctrica y se trata de una de las primeras empresas que incorporó y patentó este tipo de tecnología óptica a los sistemas de control y medición de la energía.

Comprometidos con las personas, la sociedad y el planeta

Los criterios ESG (Environment, Social and corporate Governance) han marcado, un año más, la estrategia de sostenibilidad de Arteche. Los compromisos adquiridos por la empresa se centran en las personas, la sociedad y el planeta. En lo que se refiere a cuestiones medioambientales, han reducido un 5% el consumo de electricidad y de emisiones de efecto invernadero y un 44% el de agua, además de no haber sufrido ningún incidente ambiental. Adicionalmente, parte de la financiación del grupo ha estado ligada a criterios sostenibles. Arteche es una empresa referente en su retorno en materia de ESG y, recientemente, ha sido galardonada en el epígrafe de Transparencia y Buen Gobierno en la primera edición de los premios de Competitividad Sostenible, organizados por BBK y El Correo, e igualmente podría tener su reconocimiento en el estreno de los Forbes Credit Suisse Sustainability Awards, que se entregarán en Madrid el próximo 31 de marzo y en los que Arteche es finalista en su sector.

Conscientes de la importancia del compromiso con los lugares en los que están instalados, el 80% de las compras han sido realizadas a proveedores locales. En materia de innovación, han dedicado el 3% de volumen de negocio a actividades de I+D y han sumado un total de 130.000 horas dedicadas a I+D, un 8% más que el anterior año. Cuentan con colaboraciones con más de medio centenar de centros de formación y las personas de Arteche han recibido a lo largo de 2021 cerca de 50.000 horas de formación.

En el año en el que Arteche cumple su 75 aniversario, la empresa mira al futuro con el objetivo de seguir creciendo para ser más fuertes, más sólidos, más sostenibles y más internacionales. Arteche forma parte de un sector, el energético, que está en auge, con tendencias imparables y acuciadas en los últimos tiempos como la electrificación, la descarbonización y el impulso de las energías renovables y la digitalización de la red. Arteche es líder en productos esenciales para esta transición energética y tiene la determinación de seguir aportando valor al sector eléctrico y contribuir a su transformación, ya que ello es de vital importancia para la sostenibilidad del planeta.