El Gobierno argentino prometió hoy que pagará las deudas soberanas de 2010 tras la suspensión del decreto presidencial que dispone el uso de 6.569 millones de dólares de reservas monetarias para cancelar pasivos con organismos internacionales y acreedores locales. "Las deudas de 2010 se van a pagar. Que se pagan, se pagan", afirmó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.