El grupo nuclear francés Areva anunció hoy que ha advertido al alemán Siemens de que el acuerdo que ayer alcanzó con el ruso Rosatom infringe los compromisos que tenían los dos primeros, que habían creado una filial común. La creación de una empresa común entre Siemens y Rosatom pone al grupo alemán "en ruptura con sus obligaciones contractuales con todas las consecuencias que se derivan", subrayó en un comunicado Areva. La compañía francesa, de titularidad estatal, recordó que el 30 de enero de 2001 había establecido el pacto de accionistas de Areva NP, una filial en la que controla el 66%, mientras el otro 34% corresponde a Siemens. Dicho pacto de accionistas incluía una "cláusula" que impide a los dos socios competir con el otro.