La planta de ArcelorMittal en Lieja (al sur de Bélgica) paralizará parte de su actividad y, además, clausurará "temporalmente" y "por un período indeterminado" la actividad de su segundo horno alto a partir de mayo, ha anunciado hoy la agencia de noticias Belga. La dirección del gigante siderúrgico en el seno del Comité de Empresa europeo ha anunciado esta mañana en Luxemburgo esta decisión, que se suma a la adoptada el octubre pasado, cuando ya se cerró el primer horno alto de la planta. En consecuencia, la fábrica reducirá en un 50% sus actividades y, aunque los directivos de ArcelorMittal no han confirmado nuevos despidos, han dejado entrever que será necesario reducir la plantilla, ha explicado esta misma fuente.