Las protestas en África y Oriente Medio no han afectado de momento al suministro de crudo.
Arabia Saudita no ve fundamentos para que el precio del petróleo esté en las cotas actuales. La situación geopolítica de la zona no ha interferido en el suministro aún, por lo que la OPEP no tiene pensado tomar medidas de momento.
 
El ministro de petróleo saudita, Ali al-Naimi, considera que un precio más adecuado serían los 70 u 80 dólares.