Arabia Saudí, la mayor economía de Oriente Próximo, no abandonará la vinculación del rial saudí al actualmente debilitado dólar estadounidense, que está contribuyendo a incrementar la inflación en el país, la cual alcanza ya niveles récord. Es al menos lo que ha señalado el gobernador del banco central del país a Zawya Dow Jones. "No tenemos previsto desvincular del dólar", dijo Hamad Al-Sayari, jefe de la agencia monetaria de Arabia Saudí, en una entrevista al margen de una conferencia en Riad. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahreín y Omán reciben cada vez más presión para cortar los lazos con el billete verde con el fin de reducir la inflación en Oriente Próximo. Los estados del Golfo Pérsico se han visto obligados a imitar las reiteradas rebajas de tipos de interés realizadas por la Reserva Federal estadounidense en un momento en que sus economías necesitan urgentemente mayor control monetario.