La Asociación Nacional de Importadores de Automóviles (Aniacam) prevé que las ventas de coches cierren 2009 por encima de las 950.000 unidades, lo que supondrá una caída del 18% respecto a 2008, pero un descenso inferior al 28% que se habría producido sin la implementación del Plan 2000E. El presidente de Aniacam, Germán López Madrid, pronosticó que el próximo mes de diciembre se matricularán más de 90.000 unidades, lo que supondrá un crecimiento superior al 25% en comparación con el mismo mes del ejercicio precedente.