La cervecera estadounidense Anheuser-Busch demandó hoy a la belgo-brasileña InBev por considerar que su rival ha puesto en marcha "un plan ilegal" para hacerse con el control de la compañía "a un precio de ganga". En su demanda presentada hoy ante un tribunal de Saint Louis (Misuri), Anheuser-Busch descartó que el objetivo de InBev sea una fusión "amistosa" que satisfaga los intereses de las dos partes, tal y como la cervecera belgo-brasileña sostiene. La demanda llega un día después de que InBev presentara un informe preliminar para proponer la destitución de los miembros del consejo de administración de la estadounidense, en el que incluso propone a sus sustitutos.