La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) aprobó en su reunión de ayer la autorización previa a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Telesp, la filial brasileña de Telefónica, sobre GVT, aunque impuso una serie de condiciones a la firma controlada por el grupo presidido por César Alierta. En concreto, el regulador brasileño condiciona la oferta de Telefónica a que Telesp y GVT sigan siendo autónomos y mantengan la independencia en sus estructuras administrativas, operativas, funcionales y comerciales.