La caída desde máximos de mayo ha dejado detalles técnicos propios de un cambio respecto a la tendencia anterior.

El precio de Siemens Gamesa ha confirmado la pérdida de la directriz alcista desde los mínimos históricos de 2012 y los indicadores lentos se han decantado a la baja tras varios años de estabilidad. Nótese que esta inflexión no se produce sólo en el precio sino que viene acompañada de una situación semejante en las tasas de crecimiento de beneficios estimadas para 2017 y 2018 respecto de años anteriores:

 

 

De confirmarse esta nueva tendencia lateral/bajista en el medio plazo, la zona de 7-8 euros se presenta como la de mayor nivel de volumen negociado anteriormente.

En el corto plazo:

 

 

Los parámetros que las últimas caídas desde 21 euros  hasta la zona de 13 euros actuales han dejado son históricos, no vistos desde 2001 y 2008, por lo que es necesario vigilar de cerca la confirmación por el precio de la formación de un suelo. Los últimos malos resultados han dejado precios objetivo negativos en niveles de 13 euros, lo que supone un atractivo desde este punto.

 

 

Los niveles clave para trabajar la probabilidad de la cercanía de un suelo temporal son dos:

 

 

La zona de soporte más importante se localiza entre los mínimos de hace una semana en 12,8 euros y los mínimos de junio 2016 en 12,3 euros. La proximidad entre ambas referencias hace necesario tenerla en cuenta como margen de dilatación, por las activaciones de órdenes stop loss al perder esos 12,8 euros. Los máximos de hace unas sesiones en 14,1 euros se convierten en el punto clave a batir a la hora de confirmar la probabilidad de inicio de un rebote especulativo.

Recomendación: VENDER REBOTES (medio/largo plazo) / COMPRA ESPECULATIVA encima 14,1 euros.