El Dow Jones apunta a los 22.000 puntos y Apple no defrauda. Wall Street sigue imparable a pesar de los escándalos y la inacción de la Administración Trump, mientras Europa no termina de despegar. Analizamos la situación de los mercados con José Luis Herrera, de CMC Markets.

Tras encadenar máximo histórico con máximo histórico, el Dow Jones apunta a un nuevo hito: los 22.000 puntos, ¿es un nivel psicológico o algo más? ¿Hacia dónde puede irse el selectivo?

No hace mucho se situaba la barrera psicológica en los 20.000 y ya avistamos los 22.000, ciertamente comienza a dar un poco de vértigo… Habrá que ver si el descuento que está haciendo el mercado respecto a los resultados se mantiene, sin olvidar el efecto positivo que está teniendo la debilidad del dólar en estas cuentas.

Técnicamente, no hay gran cosa que decir, está en subida libre, y mientras no haya una pauta de vuelta no hay razones para pensar que no vaya a seguir subiendo. Si bien, en una situación así hay que prestar atención a la verticalidad del último tramo de subida: en noviembre, cotizaba en los 17.500 puntos. Solo en el momento en el que se perforara la directriz alcista habría que empezar a plantearse si no un cambio de tendencia, al menos una parada. Posibles niveles de soporte serían los 21.200 puntos.

Apple ha sido el catalizador definitivo tras batir las expectativas de ingresos y beneficios, ¿cuál es su aspecto técnico?

Desde los máximos de mayo, por encima de los 156 dólares, lo que está haciendo es una pauta de continuidad. En caso de superar los 153-154 dólares se rompería la consolidación e iniciaría un nuevo tramo alcista. Soportes tendría en los 149 y los 140.

Mientras tanto, Europa no termina de despegar, los máximos siguen lejos, ¿qué le pasa a la renta variable del viejo continente?

El euro podría suponer una merma en los resultados de las compañías, pero el mercado está más pendiente de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y prestando mucha atención a la inflación, aún lejos del objetivo. La retirada o no de los estímulos y el ritmo de la misma va a depender mucho de esta indicador.

Si miramos al Dax 30, por el momento, lo que ha hecho ha sido cerrar el hueco alcista que se dejó tras la primera ronda de las elecciones francesas, y eso es algo positivo, pues desde ese nivel está rebotando y se está respetando esa zona. A nivel técnico, podría ser este el punto de inflexión: los 12.080 puntos. Aunque el nivel a batir son los 12.300 puntos.

Un ejemplo claro es el rango del que no logra salir el Ibex, ¿qué necesita para romper al alza?

También ha cerrado ese hueco. El soporte estaría entre los 10.200-10.300 puntos, y como resistencia los 10.600, con pequeño filtro 10.630-10.650, cuya superación supondría romper la directriz bajista desde los máximos de mayo y también los anuales. Y con ello iniciar un nuevo tramo alcista.

Así que, rangos a vigilar 10.200-10.300 como soporte y 10.600-10.650 como resistencia. Es un índice que depende mucho de la banca, que se está comportando bien, también el petróleo apoya a Repsol, las cuentas, como las de Telefonica, han sido buenas… y despejando las incertidumbres deberíamos pensar que el selectivo recuperara la tendencia alcista.

Llama la atención la sangría que están sufriendo algunos valores tras sus resultados, sobre todo, Siemens Gamesa ¿cuáles son los niveles técnicos a vigilar?

Técnicamente, desde luego está en caída. Un posible nivel en el que podría ofrecer una oportunidad de rebote serían los 12,60 euros, que coinciden con el 61,8% de Fibonacci. El mínimo por el momento está en los 12,85 euros. Con todo, mientras no desarrolle una situación que nos pueda hacer pensar con cierto grado de fiabilidad que va a revertir esa caída no es un valor aconsejable para posicionarse por el momento. Sigue siendo una buena compañía y el mercado acabará dando valor, seguramente sí, pero, por ahora, no es momento de entrar