American Express ganó 991 millones de dólares (635 millones de euros) en el primer trimestre, un 6,2% menos que en el mismo periodo del ejercicio precedente, debido a la debilidad de la economía norteamericana, según ha informado hoy la firma en un comunicado. El beneficio operativo alcanzó los 974 millones de dólares (624 millones de euros), un 11% menos que en el mismo periodo de 2007, mientras que el beneficio por acción registró un descenso del 7%, hasta 0,86 dólares por título. "El crecimiento del crédito se ralentizó respecto a los anteriores trimestres", ha reconocido el consejero delegado del grupo, Kenneth I. Chenault, que ha calificado los resultados de "sólidos", teniendo en cuenta la debilidad de la economía estadounidense.
Chenault también ha hablado de mayores impagos y de depreciaciones de activos en "las áreas más severamente afectadas por la crisis inmobiliaria" y ha destacado que la firma será cautelosa en cuanto a la economía estadounidense y procurará impulsar sus negocios en el extranjero. La cifra de negocio trimestral de la compañía alcanzó, no obstante, los 7.200 millones de dólares (4.614 millones de euros), un 11% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente, cuando facturó 6.500 millones de dólares (4.166 millones de euros). El negocio de tarjetas estadounidense registró un beneficio trimestral de 523 millones de dólares (335 millones de euros), un 19% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Las provisiones destinadas a cubrir pérdidas aumentaron un 52% hasta 881 millones de dólares (564 millones de euros), por mayores impagos y morosidad.