Amancio Ortega ha cambiado los títulos que tenía en el Santander por acciones de BBVA en una transacción que ha supuesto la venta de 80 millones del banco de Botín y la inversión cercana a 18 millones en el banco que preside Francisco González. Las tres sociedades que gestionan su dinero, Gramela, Keblar y Alazán, se están deshaciendo de los títulos de la entidad cántabra hasta prácticamente abandonar su participación en la compañía.
Amancio Ortega, dueño de Inditex, ha reducido su presencia en el accionariado del Santander desde los más de 86 millones de euros con que contaba a cierre del pasado año hasta los 6,1 millones de euros actuales, mientras que ha decidido apostar por BBVA, donde ha multiplicado por más de siete su inversión. Las tres sociedades que gestionan las inversiones de Ortega en la renta variable, Keblar, Alazán Inversiones 2001 y Gramela han optado por variar de estrategia y vender la mayor parte de las acciones del banco presidido por Emilio Botín, invirtiendo parte de los desinvertido en acciones del BBVA, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Keblar, el vehículo inversor más potente de Ortega, con una capacidad de inversión de 1.186,81 millones de euros, ha desinvertido totalmente los 47,15 millones de euros que controlaba en el capital del Santander, de igual modo que lo ha hecho Alazán, con los 32,521 millones de euros que controlaba del banco. Gramela, por su parte, ha reducido ligeramente su participación, situándose en los 6,106 millones de euros. Concretamente, Keblar es la sociedad con la que Ortega ha decidido apostar por BBVA, pasando de una inversión discreta, de 2,73 millones de euros hasta alcanzar los 21,13 millones de euros. Además, su objetivo sería continuar por el camino marcado acentuando su nueva estrategia, tal y como avanzó hoy el diario 'El Economista'. El rotativo apuntó al tamaño del Santander como posible razón para la desinversión de Ortega, porque estaría "lastrando su cotización" y también a la mayor eficiencia del BBVA, "que gasta menos en realizar su actividad y es más rentable". La decisión de Ortega supone también limitar su exposición a la bolsa española, lo que se confirma con otros movimientos, como su salida del capital de Telefónica, donde contaba con 16,11 millones de euros, de Banco Popular, donde poseía 2,88 millones, y de ACS, con 1,7 millones. También ha reducido su capital invertido en Mapfre, desde los 4,27 millones de euros hasta los 3,07 millones de euros. Por contrario, Ortega ha entrado en el capital de Iberdrola e Inbesos, con 3,5 y 2 millones de euros, respectivamente, y ha aumentado exponencialmente su participación en Acerinox hasta los 9,5 millones de euros, desde por debajo del millón de euros. Las acciones del BBVA cotizaban a las 13.00 horas con un descuento del 0,23% respecto al precio de cierre de ayer, perdiendo los 17 euros por título, mientras que el Santander se situaba en positivo con un ligero avance del 0,07%, hasta los 13,56 euros por acción.