Los expertos de la firma de análisis destacan que el banco cántabro ha vuelto a los máximos previos al verano de 2015. La firma constituye su idea del día.

Explican en la entidad financiera que “Santander ha vuelto a sus máximos previos del verano de 2015, un periodo que fue marcado por las presiones deflacionistas y los eventos políticos”. En este entorno, señalan en una nota enviada a sus clientes que “nuestros analistas opinan que el mercado está perdiendo el miedo a Santander, cuya evolución bursátil, hasta el momento, ha estado por debajo de su sector a nivel europeo destacando esta infra evolución en la segunda mitad de 2015”.

Recuerdan que durante ese periodo, los títulos de la entidad financiera que preside Ana Patricia Botín reaccionaron junto con el petróleo “colapsando un -50% durante los problemas económicos de China que llevaron a la devaluación del Remimbi de agosto de 2015”.

Señalan en Alphavalue que esta reacción puso de manifiesto que pese al peso del grupo en el Reino Unido, “la exposición a Latinoamérica continúa siendo significativamente alta, notablemente a Brasil”. En concreto, Latinoamérica genera el 40% de sus beneficios antes de impuestos.

En su nota, apuntan estos analistas que durante los primeros meses del año pasado, Santander recuperó cierto terreno en bolsa frente al sector, aunque el brexit supuso un mazazo para su cotización. Y tiene sentido, ya que tras las adquisiciones realizadas, la isla representa un 20% de sus beneficios.  “El banco recuperó sus máximos de 2015 durante la primavera de 2017, comportándose mejor que su sector y viéndose únicamente afectado, de una forma moderada, por la adquisición del Banco Popular”, relatan en la firma.

Santander bueno

 

Por último, comentan estos expertos que el final del año pasado estuvo marcado para el Santander y el resto del sector por la publicación de las reglas cuantitativas de Basilea 4 relativas a la calibración del RWA. “El resultado ha sido más suave de lo esperado. Sorprendentemente el sector ha disfrutado del impulso que le ha dado el Comité de Basilea.  La directiva, que ha demostrado una fuerte cultura de gestión de riesgos, ha construido un especializado y geográficamente diversificado grupo para obtener un perfil de riesgo más bajo”.  Explican en la entidad que “aunque el negocio está orientado a la banca comercial y minorista, contribuye a esta gestión de riesgos el hecho de que en ninguno de su  mercados clave en los que el grupo disfruta masa crítica,  se obtiene más 25% del beneficio total”.

Consideran que “durante 2017, en cada trimestre se confirmaron las guías de la directiva, especialmente en materia de calidad de los activos y exceso de generación de capital.  Lo que hace que el objetivo a medio plazo de un 20% de RoTE sea factible”.

Habrá que estar muy pendientes de lo que ocurre el próximo día 31 cuando la firma presente sus resultados anuales.

En lo que va de año, los títulos de Santander suben un 8,4%, hasta el entorno de 5,9 euros por acción. En estos niveles los expertos de Alphavalue le otorgan un potencial de un 13% en seis meses al darle un precio objetivo de 6,74 euros.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión colocan al valor en una clara fase alcista, con nueve de los diez puntos que asigna este conjunto de filtros técnicos.

Santander Premium