El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, pidió de nuevo hoy a los Estados miembros que realicen pruebas de estrés a sus bancos, les ayuden a liberarse de los activos tóxicos y reestructuren los que no son viables. Almunia avisó de que la crisis no se resolverá simplemente inyectando grandes cantidades de dinero en las entidades financieras. "Varios países están abordando ahora el problema de los activos dañados en el balance de los bancos. Animamos a los Estados miembros a que sigan por esa vía y complementen estos esfuerzos con pruebas de estrés", indicó Almunia en un discurso pronunciado durante la conferencia 'Foro Económico de Bruselas 2009', que organiza el Ejecutivo comunitario.