La introducción de algunos cambios en el sistema europeo de comercio de emisiones permitiría reducir entre un 30 y un 50% los precios de la electricidad, según un informe elaborado a petición de la federación internacional que agrupa a la industria más consumidora de energía (IFIEC). El estudio, llevado a cabo por la consultora Ecofys, revela que los consumidores podrían ahorrar entre 55.000 y 83.000 millones de euros al año con la adaptación del régimen de comercio de emisiones. Bruselas propuso hace unos meses una revisión de ese sistema que, entre otras novedades, prevé la introducción gradual de un régimen de subasta por el que las instalaciones industriales deberán comprar los permisos necesarios para poder emitir CO2, derechos que ahora se conceden gratis.