El Consejo de Ministros alemán aprobó hoy el proyecto de ley para los presupuestos públicos de 2010, que prevé un déficit de 86.100 millones de euros, una cifra récord para Alemania. Este déficit, según admitió el ministro de Finanzas Peer Steinbrück, podría ser más alto y alcanzar los 100.000 millones de euros, debido a los gastos derivados de las medidas de apoyo a la coyuntura y de estabilización del sector bancario. La aprobación de los presupuestos para 2010 la deberá hacer el nuevo Parlamento, tras las elecciones generales del 27 de septiembre.