Alliance & Leicester (A&L), el banco británico adquirido el año pasado por Banco Santander, registró una pérdida neta de 1.300 millones de libras en 2008. Caídas que achaca a amortizaciones por activos de riesgo.
A&L, que en 2007 había ganado 399 millones de libras
, indicó que era "optimista con cautela" sobre las perspectivas de este año, aunque advirtió de que parece que las condiciones serán "muy difíciles".