Aguas de Panticosa, empresa propiedad de la familia Nozaleda, ha sido declarada en concurso voluntario de acreedores por el juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid. Se trata de la segunda empresa del grupo, junto a Bodegas Enate, que se declara insolvente, después de que la inmobiliaria Nozar suspendiera pagos el pasado mes de septiembre.