Aguas de Barcelona (Agbar) vuelve a apostar por Latinoamérica. Tras la mala experiencia vivida en Argentina, la compañía ha centrado en los últimos años todos sus esfuerzos en Chile, donde opera a través de Aguas Andinas. Cuba, México y Colombia son otros países donde la empresa ha mantenido cierta actividad, pero ahora se abre una nueva etapa de crecimiento en el continente que se inaugura hoy con la firma de un contrato en Brasil. Concretamente, Agbar se ha adjudicado por tres años la gestión comercial de Saneago, la empresa pública que gestiona el agua en el Estado de Goiás, situado en el centro-oeste del país.