Aerolíneas Argentinas acusó al Estado argentino y a los sindicatos de haber provocado la crisis en la que se encuentra la compañía, al haber retrasado los aumentos de tarifas, y sostuvo que su pasivo está en línea con las de otras empresas del mercado aéreo, en el marco de la audiencia ante el juez comercial Jorge Sicoli. La compañía admitió que la deuda exigible a fecha 30 de junio es de 220 millones de dólares (138,4 millones de euros) en la audiencia convocada por el magistrado tras la presentación realizada la semana pasada por los sindicatos y el Gobierno para que se designe un interventor judicial. "¿Me va a intervenir la empresa porque nos atrasamos cinco días con los sueldos? Va tener que intervenir unas cuantas", recalcó el presidente de Aerolíneas Argentinas, Horacio Fargosi, al juez Sicoli, según publica el diario 'La Nación'.