ACS, a través de Iridium Concesiones de Infraestructuras, participará con un 14% en el consorcio que lidera Brisa para competir por las obras del tramo portugués de la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) que unirá las dos capitales ibéricas y Oporto y Vigo. El consorcio estará formado por un total de ocho empresas, seis portuguesas y dos extranjeras, la española ACS y Babcock & Brown, ha informado hoy Brisa a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) lusa. Se da la circunstancia de que Brisa está participada por Abertis, grupo de concesiones a su vez controlado por ACS y 'La Caixa".