ACS ha entrado en el mercado de energías renovables de Estados Unidos con la promoción de proyectos de parques eólicos y plantas termosolares que en conjunto sumarán una potencia total instalada de 550 megavatios (MW).
Se trata del tercer país, junto a México y Portugal, al que la compañía que preside Florentino Pérez extiende su rama de 'energía verde', con la que ya explota 1.324 MW y facturó 187 millones de euros en 2009, según datos del grupo a los que tuvo acceso Europa Press.

En Estados Unidos, ACS desarrolla en solitario dos partes eólicos, uno en Nuevo México, de 150 MW, y un segundo en Texas (250 MW). Ambos se encuentran en fase de promoción y financiación.

Asimismo, la compañía también se ha posicionado en este mercado con el negocio de plantas termosolares, dado que actualmente desarrolla dos, en Nevada (50 MW) y California (100 MW), respectivamente.

La apuesta de ACS por las renovables de Estados Unidos coincide con el impulso que el presidente Barack Obama dará a este negocio. Con ella, la empresa atiende además a dos objetivos estratégicos, como son el sector de la energía (en el que se enmarca su participación del 12,6% como primer accionista de Iberdrola) y el mercado norteamericano.

En cuanto a este último, Florentino Pérez ratificó, en la presentación de los resultados de 2009, la "firme" voluntad de ACS de fomentar su presencia en Estados Unidos. El grupo ya tiene en el país 22 oficinas, actividad de obra civil (dos empresas y obras en del metro de Nueva York) y tres concesiones. Según sus datos, este mercado reportó ingresos de 624 millones y el 25% (2.824 millones) del total de cartera del grupo del pasado año.

MAS DE 3.000 MILLONES DE INVERSIÓN

Respecto a la apuesta por las renovables, se refleja en los 3.163 millones de euros que ACS invirtió en este negocio en 2009, un 45% más que un año antes y el 68% del monto inversor total de la compañía en el pasado ejercicio.

El desarrollo de termosolares absorbió 1.454 millones de euros, un 87% más respecto a 2008, mientras que los 1.709 millones restantes (+22%) se emplearon en continuar con el desarrollo de parques eólicos.

De esta forma, a cierre de 2009 ACS contaba con un total de 1.324,25 MW de instalaciones de energía limpia en explotación, 500 MW en construcción y 1.866 MW más en fase de proyecto y financiación.

De los activos en marcha, 1.174,55 MW corresponden a parque eólicos en España y Portugal, y los 150 MW restantes a termosolares en Badajoz y Granada.

De la cartera de proyectos en construcción y promoción, además de los referidos activos programados en Estados Unidos, destaca un parque eólico en México y la entrada en la actividad de biomasa con tres proyectos en Portugal.

Por el momento, este negocio de energía limpia, que ACS desarrolla a través de su filial Energías y Recursos Ambientales (Eyra), generó ingresos de 187,4 millones el pasado año, un 12,8% más y el 1,20% del total del grupo.