De nuevo la banca ha vuelto a poner trabas al selectivo español, que ha acabado la sesión con caídas del 0,03% y de nuevo por debajo de 9.700 puntos en una sesión marcada por la operación corporativa de ACS y Atlantia sobre Abertis y por los resultados de Inditex. Las buenas noticias empresariales han sido totalmente olvidadas una vez que el presidente del BCE ha explicado que la institución continuará comprando activos hasta que la inflación no se acerque al objetivo del 2%. Y no parece pronto.

No ha sido una sesión fácil tampoco para el resto de mercados del mundo, que siguen conteniendo la respiración cada vez que al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se le escapa una nueva ocurrencia proteccionista, esta vez su objetivo directo ha sido China y el sector tecnológico y la posibilidad de imponer nuevos aranceles a estos productos.

La sesión en España, no obstante, ha estado marcada por el principio del fin de la compra de Abertis. Finalmente, ACS y Atlantiahan concretado el formato por el que se quedarán con la concesionaria catalana y el mercado ha premiado una fórmula mucho más amigable financieramente para la empresa que preside Florentino Pérez. ACS ha acabado la sesión con una subida del 7,96%, en 33,09 euros.

El acuerdo prevé el pago de 18,36 euros por cada acción de Abertis y totalmente en efectivo.  La compañía pasará a estar controlada por una sociedad creada a propósito de la que Atlantia tendrá el 50% y una acción. ACS tendrá el 30% y su filial Hochtief un 20% menos una acción. ACS de esa forma, no tendrá que consolidar su deuda, lo que alivia a los accionistas de la constructora, así como a muchos analistas.

Manuel Pinto, analista de XTB, explica a Estrategias de Inversión que “ha sido un movimiento sorprendente a la vez que inteligente por ambas partes. Con ello ambas compañías consiguen liberarse de la actual y futura guerra financiera que podrían sufrir, y se establece un precio que aunque con mejoras en la condición de pago no se modifica el precio final, permitiendo además tener vía libre para nuevos proyectos y una mayor estabilidad y seguridad. En principio el reparto de la tarta otorgará nuevas vías y regiones para la constructora española, lo cual ofrecería una mayor capacidad de diversificación geográfica, ya que ahora podría ver incrementada su presencia en Latinoamérica, donde Abertis está invirtiendo de manera progresiva”, apunta. En su opinión, “en el largo plazo ACS se verá beneficiada; aunque no debemos olvidar los costes que implica la fusión, por lo que el impacto, repito, se apreciará en el medio/largo plazo”.

Por su parte, el presidente de Buy And Hold, Julián Pascual, cree que el acuerdo beneficia a todas las partes. "Por un lado Atlantia aumenta su tamaño y diversificación y por otro ACS aumenta sus ingresos recurrentes, que permiten compensar la ciclicidad del negocio constructor, mejorar su estructura financiera, ya que tras el desapalancamiento de los últimos años estaba prácticamente sin deuda. Al repartirse los activos, la compra es más digerible para ACS, ya que si hubiera tenido que comprar la compañía entera hubiera aumentado el endeudamiento por encima de lo aconsejable, en cambio de esta forma se sitúa en una situación financiera optima, más aun con la posible venta de Cellnex e Hispasat", explica.  Para el experto, "a pesar de la subida de los últimos días, la valoración de ACS es muy razonable y puede ser una buena oportunidad de inversión".

La parte negativa ha sido para los accionistas de Abertis, que no han conseguido mejorar su rentabilidad en una guerra de opas. Pero como decía el presidente de Abertis, Salvador Alemany, “los accionistas de la compañía ya han ganado”.  Abertis ha terminado en 18,61 euros, con una caída del 0,03%, por encima del precio que ofrecen los compradores (18,36 euros).

La segunda compañía que más ha subido durante la sesión ha sido Inditex que ganó 3.368 millones de euros, lo que supone un aumento de un 7% con respecto al año anterior. Además, propondrá a su junta un dividendo de 0,75 euros por acción, el mayor de su historia. A los inversores les han gustado los números, sobre todo por el aumento de un 40% de las ventas online que representan ya un 10% de los ingresos del grupo. El mercado ha preferido ignorar el impacto de un 1,5% de las ventas de la divisa.

También ha sido protagonista Tubos Reunidos, después de que PwC haya dicho que existe una “incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la compañía para continuar como empresa en funcionamiento" debido a la situación financiera. La compañía ha terminado con caídas del 12,34%.

Pero de nuevo Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a acaparar la atención de los inversores al decir que “"hay una condición muy clara para que terminemos el programa de compras netas de activos: debemos ver un ajuste sostenido en el ritmo de inflación hacia nuestro objetivo".  Eso ha pesado sobre la banca y Banco Santander ha sido uno de los valores que más ha caído hoy, al ceder un 1,87%, solo por detrás de Grifols, que ha cedido un 1,93. Aunque en realidad ha sido toda la banca la que hoy ha actuado de lastre para el índice.

Más suben y bajan

Tras los comentarios de Mario Draghi, el euro se ha debilitado y en el mercado de las divisas, el EURUSD se mueve hoy en 1,2359 unidades. El oro cotiza en 1.324 dólares la onza y el Brent en 64,47 dólares el barril.

EURUSD