La nueva Abertis ya es una realidad. Será excluida de bolsa, tendrá presidente español y sede en Madrid. El acuerdo alcanzado entre ACS y Atlantia prevé el pago de 18,36 euros por título a los accionistas de Abertis, que “pasarán a abonarse en su integridad en efectivo” y a no a través de un canje de acciones del 20% de acciones de Hochtief, filial alemana de ACS, como en principio se contemplaba.

El capital de la concesionaria de autopistas pasará a estar controlado al 50% más una acción por Atlantia, mientras que ACS tomará el 30% del capital y Hochtief un 20% menos una acción, con el fin de permitir la consolidación contable de la sociedad, sin que ACS tenga que consolidar la correspondiente deuda, según se deriva del hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por las compañías implicadas.

Las primeras reacciones de los analistas consultados por Estrategias de Inversión ven de forma positiva el movimiento dado por ACS, ya que no será tan intensivo en capital y deuda como se esperaba y además tanto la constructora que dirige Florentino Pérez como la italiana Atlantia evitan entrar en una ‘guerra de opas’, algo que evita el desgaste financiero de este tipo de operaciones.

“El acuerdo entre la compañía italiana y ACS ha sido un movimiento sorprendente a la vez que inteligente por ambas partes. Con ello ambas compañías consiguen liberarse de la actual y futura guerra financiera que podrían sufrir, y se establece un precio que aunque con mejoras en la condición de pago no se modifica el precio final, permitiendo además tener vía libre para nuevos proyectos y una mayor estabilidad y seguridad. En principio el reparto de la tarta otorgará nuevas vías y regiones para la constructora española, lo cual ofrecería una mayor capacidad de diversificación geográfica, ya que ahora podría ver incrementada su presencia en Latinoamérica, donde Abertis está invirtiendo de manera progresiva”, apunta Manuel Pinto, analista de XTB.

Para Sara Carbonell, responsable de ventas institucionales en CMC Markets, se trata de una alianza que creará sinergias positivas en ambos casos y sobre todo será beneficioso para que ACS y Atlantia se diversifiquen. “Atlantia podrá hacerse fuerte en áreas donde ya operan, como en el caso de Brasil o Chile. En el caso de ACS puede servirle para expandirse en lugares donde ya tienen algo de presencia a través de ciertos contratos, como Canadá, donde Abertis tiene presencia. A lo que me refiero es que si el reparto de activos se lleva a cabo correctamente puede beneficiar considerablemente a ambas compañías. Creo que ACS en el largo plazo se verá beneficiada; aunque no debemos olvidar los costes que implica la fusión, por lo que el impacto, repito, se apreciará en el medio/largo plazo”.

En la misma línea se pronuncia el presidente de Buy And Hold, Julián Pascual, que indica que el acuerdo es muy inteligente y positivo para ambas partes. "Por un lado Atlantia aumenta su tamaño y diversificación y por otro ACS aumenta sus ingresos recurrentes, que permiten compensar la ciclicidad del negocio constructor, mejorar su estructura financiera, ya que tras el desapalancamiento de los últimos años estaba prácticamente sin deuda. Al repartirse los activos, la compra es más digerible para ACS, ya que si hubiera tenido que comprar la compañía entera hubiera aumentado el endeudamiento por encima de lo aconsejable, en cambio de esta forma se sitúa en una situación financiera optima, más aun con la posible venta de Cellnex e Hispasat", explica. 

ACS valora en 1.254 millones de euros a Hispasat y todo apunta a que Red Eléctrica se hará con la compañía de operadores de satélites. Pascual señala que "a pesar de la subida de los últimos días, la valoración de ACS es muy razonable y puede ser una buena oportunidad de inversión".

Desde Renta 4, Ángel Pérez, apunta que este acuerdo, sin embargo, sería “a priori negativo para los accionistas de Abertis porque no se han alcanzado los precios rumoreados superiores a los 20 euros por acción”. De hecho, los títulos de Abertis cerraron en la sesión del martes a 18,58 euros, mientras que el acuerdo establece fijar el precio de las acciones en 18,36 euros por acción, lo que les hace recomendar a los analistas de Bankinter “vender el 100% de la posición que se tenga en Abertis dentro del rango 18,50 -19,00 euros”. Una posibilidad que en la sesión de este miércoles no pueden, hasta el momento, los accionistas minoritarios, ya que la CNMV ha suspendido la cotización de Abertis.

En los próximos díasla concesionaria catalana volverá a cotizar hasta que Hochtief lance la OPA de exclusión sobre Abertis y deje el parqué.

Análisis técnico de la operación

José Luis Herrera, analista de CMC Markets, explica que Abertis “ya amagaba con corregir desde niveles de 19,60 euros, techo de canal en velas semanales. La pérdida del soporte horizontal de los 19 euros supuso la confirmación. Se podría dirigir en el corto plazo a los 18,20-25 euros, muy cercano al precio de la OPA.  Si el mercado interpreta una mayor creación de valor, podría dirigirse de nuevo a niveles de 19,5-19,70 euros”.

 

 

En lo que respecta a ACS, “los 26-27 euros que alcanzó en la corrección de principios de febrero han sido por el momento los mínimos, coincidiendo además con base de canal en velas semanales. A vigilar la resistencia de los 31,8-32 euros, donde se ha dirigido. Tiene muy próxima la directriz alcista de largo plazo que perdió a comienzos de año, por lo que podría actuar como resistencia dinámica a modo de pull-back para volver a caer”.