Las compañías aéreas podrían denunciar a las agencias gubernamentales por impedir volar por motivos de seguridad como consecuencia de la nube de cenizas volcánicas procedente de Islandia que ha cubierto en los últimos días gran parte de Europa si no reciben compensaciones por las pérdidas sufridas por parte de sus propios países, según advirtieron este miércoles varios abogados.