Abertis ha alcanzado un principio de acuerdo para la adquisición de las participaciones de ACS en dos concesionarias de autopistas de Chile por un importe aproximado de 700 millones de euros, informó hoy la compañía. La operación consiste en la compra, a través de un consorcio en formación controlado por Abertis, del 48% de la concesionaria Autopista Central, que gestiona la autopista urbana de peaje de Santiago de Chile, y del 50% de Rutas del Pacífico, que dispone de la autopista de peaje Santiago de Chile-Valparaíso-Viña del Mar.
Este principio de acuerdo, cuya formalización se prevé culminar dentro del primer trimestre del año, deberá ser autorizado por el consejo de administración de Abertis Infraestructuras. La concesionaria Autopista Central gestiona una vía rápida de 60 kilómetros que se reparte en dos ejes: el Eje Norte-Sur, con una intensidad media diaria de 75.000 vehículos, y el Eje General Velázquez, con una intensidad media diaria de 30.000 vehículos. La concesión de esta autopista finalizará en el año 2031 y los dos accionistas de referencia de la misma son los grupos ACS y Skanska, con un 48% del capital cada uno. Rutas del Pacífico gestiona una autopista de 131 kilómetros dividida en dos ejes: la Ruta 68 y la Troncal Sur, con una intensidad media diaria de 17.000 y 13.000 vehículos, respectivamente. Esta concesión, controlada al 50% por ACS y Sacyr, empezó en 2001 y se extenderá por un máximo de 25 años, según ha detallado Abertis en un comunicado. En Chile, ACS tenía en venta sus participaciones en las autopistas Nor-Poniente y Norte-Sur de Santiago de Chile, la variante El Salto-Kennedy y la interurbana Santiago-Valparaíso-Viña del Mar. Interés en Chile Abertis ya presentó una oferta por estos activos en 2006, ya que el atractivo de esta operación no radica sólo en la estabilidad de la economía chilena, sino también en que se trata de participaciones significativas que permiten un control por parte del comprador, en este caso la concesionaria catalana. En este segmento de negocio, la gestora de infraestructuras ultima la constitución de un consorcio para optar a la licitación de la autopista Pennsylvania Turnpike, una de las principales arterias de Estados Unidos, cuya adjudicación supondría el desembarco de la compañía en unos de los mercados de concesiones más atractivos. En una operación similar que tuvo lugar el pasado mes de septiembre, Abertis llegó a un acuerdo con ACS para la compra de su paquete accionarial en la sociedad Desarrollo de Concesiones Aeroportuarias (DCA), que tiene participaciones en quince aeropuertos de México, Jamaica, Chile y Colombia, por un importe total de 270,8 millones de euros. La constructora ACS, que preside Florentino Pérez, es el primer accionista de Abertis, con un 24,9%, seguido de La Caixa, con un 24,83%. Abertis opera en Chile en los sectores de aeropuertos, aparcamientos, parques logísticos y autopistas, ámbito en el que controla el 25% del accionariado de la Sociedad Concesionaria del Elqui, que gestiona la autopista Los Vilos-La Serena, en la Ruta 5, al norte de Chile. Se trata de una vía de 229 kilómetros que conduce al valle del Elqui, ubicado a unos 500 kilómetros de la capital, Santiago de Chile, y registra una intensidad media de más de 6.100 vehículos diarios. Paralelamente a la gestión de esta concesionaria, Abertis también participa en Chile con un 51% en el accionariado de la sociedad Gesa, cuya actividad consiste en la gestión, conservación y explotación de carreteras, autovías o autopistas (principalmente en el tramo de la autopista Los Vilos-La Serena y Acceso Norte de Concepción), así como de las áreas de servicio complementarias. En el sector de los aeropuertos, el grupo presidido por el presidente de La Caixa, Isidre Fainé, está presente en Chile con una participación indirecta del 14,77% -a través de Desarrollo de Concesiones Aeroportuarias (DCA)- en el capital de la sociedad SCL, que gestiona desde 1999 la concesión de la terminal del aeropuerto de Santiago de Chile.