Abbey, propiedad de Banco Santander, se ha convertido en el primer banco británico en aumentar el precio de las hipotecas tras las turbulencias que han sacudido los mercados financieros en las últimas semanas. Abbey afirma que aumenta las hipotecas variables en 0,1-0,2%, al tiempo que mantuvo sin cambios las hipotecas fijas.