La negativa del Banco Central Europeo para que Abanca se hiciese con Liberbank no ha servido para que la entidad presidida por Juan Carlos Escotet pierda su interés. Abanca podría haber contratado a Merril para diseñar una estrategia de fusión entre las dos entidades.

Durante meses se ha podido ver cómo los titulares de los diarios económicos se inundaban de noticias sobre fusiones -y posibles fusiones- entre las diferentes entidades de España.

Algunas de las últimas en unirse han sido Abanca y Liberbank, que vuelven a estar en el punto de mira después de que el BCE (Banco Central Europeo) frenase en julio las aspiraciones de la antigua Novacaixagalicia por hacerse con su vecino.

Así lo ha publicado esta mañana El Confidencial. El medio afirma que Abanca ha contratado a Merril Lynch para lanzar una oferta por la entidad. La compañía norteamericana podría haber comenzado a diseñar otra operación que sí apruebe el supervisor europeo.

La propuesta de Merril es una fusión entre entidades

En este caso, la estrategia vendría no de proponer una opa sino de una fusión mediante un canje de acciones. De esa forma, la entidad fusionada cotizaría en bolsa sustituyendo a la actual Liberbank, tal y como explica el medio.

Esta noticia ha sido muy bien acogida por el mercado. Liberbank ha sufrido una subida notable en sus títulos durante las primeras horas de la mañana.

El BCE frenó las aspiraciones de Abanca

El motivo por el que el supervisor europeo dijo ‘basta’ a las fusiones españolas con el caso de Abanca y Liberbank fue porque prefería que la entidad, de la que está al frente Manuel Menéndez, continuase con sus planes de ampliación de capital así como reforzar sus recursos propios.

De esa forma, el BCE estableció que únicamente podría darse una fusión una vez solucionados los problemas en su balance.

Ampliación de capital y venta de activos tóxicos

Esta advertencia por parte de Europa le sirvió a Menéndez para ‘tomar cartas en el asunto’ y anunciar una ampliación de capital de 500 millones de euros, algo que en un primer momento no sentó muy bien al mercado puesto que al día siguiente bajó su cotización en bolsa un 27 %.

Además, otra de las acciones que llevó a cabo fue poner en venta activos tóxicos referidos al ladrillo, algo que ha tenido un efecto muy positivo ya que ha coincidido con la subida en el mercado inmobiliario.

¿Qué otros bancos se han interesado por Liberbank?

Muchos fueron los nombres que sonaron para una posible compra de Liberbank después de que Santander se hiciese con Banco Popular y levantase las alarmas de una nueva crisis bancaria. Algunas entidades a las que también les podría haber interesado el banco fundado en 2011 más allá de Abanca, fueron BBVA, CaixaBank y Sabadell.