El presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo, dijo hoy que el paso de parte de las frecuencias de televisión al sector de telecomunicaciones (dividendo digital), anunciado ayer, no compensa la tasa del 0,9 por ciento de ingresos que tendrá que aportar el sector para financiar RTVE.
Ansaldo, a preguntas de los periodistas en la presentación de un nuevo teléfono móvil, se refirió al anuncio del ministro de Industria, Miguel Sebastián, de que la banda de frecuencias de 790 a 862 megahercios, ocupada hasta ahora por la televisión, se destinará a partir del 2015 a servicios de telecomunicaciones como la banda ancha en movilidad.

Dijo que el sector había pedido en muchas ocasiones la reasignación de frecuencias con motivo de la menor ocupación que tendrán con el paso de la televisión analógica a la digital, y que es una medida que están tomando en toda Europa y no tiene nada que ver con la tasa que el Gobierno quiere aplicar al sector para financiar RTVE.

Reiteró que esta tasa es una mala noticia para las telecomunicaciones y ajena al sector, pues sería igual de incoherente "si se destinará a la industria láctea".

En relación al mercado de las telecomunicaciones, dijo que tras un mes de marzo muy malo, abril y mayo han tenido más actividad comercial, lo que podría significar que se ha tocado suelo.

Preguntado sobre los rumores sobre el futuro de la operadora de telefonía móvil marroquí Meditel, en la que Telefónica y Portugal Telecom participan con un 30,5% cada una, dijo que la operadora española no ha hecho ningún movimiento y que sí parece que Portugal Telecom tiene intención de realizar algún anuncio, aunque no lo ha hecho todavía oficialmente.

Añadió que si Portugal Telecom decide vender su participación primero tiene que ofrecérsela a sus socios en la operadora y que en los próximos días se reúne el Consejo de Meditel, en donde se tendría que plantear