Dejando atrás uno de los meses y trimestres más volátiles de los últimos años, los inversores que esperaban una temporada de tono más tranquilo parece que no se podrán ver satisfechos.

Esto es así principalmente por el contexto de incertidumbre en que nos encontramos, donde Chipre es puesta en “default” por agencias de rating, la Troika pone fecha límite para que Grecia acceda a las demandas para no retener las ayudas, Portugal al borde del colapso político con los principales cargos dimitiendo, y todo ello con la tensión política de Egipto, donde las fuerzas militares sacaron del poder al presidente Morsi.

El comienzo de semana para las bolsas ha sido cauto, siguiendo una tendencia lateral a la espera de los acontecimientos macro relevantes, las reuniones de bancos centrales y con las tensiones políticas siempre como fondo.
Los datos más relevantes han sido las buenas cifras de PMI, especialmente en España lo que parece mostrar que la economía está tomando tracción aunque desde niveles muy bajos, el dato también por encima de las previsiones del ADP non-farm employment y las reuniones hoy del BoE y el BCE, que mantienen el mismo discurso en el día en que Mark Carvey (anterior gobernador del Banco Central de Canadá) tomó el puesto de Mervyn King al frente del BoE.

Aún nos queda por recibir el dato más relevante de la semana, el non-farm payrolls de mañana a las 2:30pm, donde las previsiones son de 160k. Si el dato que obtenemos es en línea o por encima de lo esperado, las estimaciones del programa de “tapering” en US podrían adelantarse.