Christopher Dembik, jefe de análisis macroeconómico de Saxo Bank cree que los inversores debería considerar el riesgo geopolítico como una oportunidad para comprar en las caídas. Eso sí, sin perder de vista que los mercados más arriesgados son Australia, Londres y Hong Kong.

Comenzamos 2018 con varios frentes de riesgo para el mercado. Los eventos geopolíticos mundiales, así como el exceso de liquidez que favorece la creación de burbujas, podrían causar importantes estragos en los mercados o, por el contrario, crear oportunidades de inversión. ¿Qué puede ir mal en este 2018?

El riesgo geopolíticoaún está en el radar en 2018 debido a las próximas elecciones en Italia y en EE.UU., el complicado proceso Brexit y las persistentes tensiones en Oriente Medio y en la península de Corea.

Sin embargo, el riesgo geopolítico se ha desvanecido desde las elecciones presidenciales francesas y esperamos que esta tendencia continúe el próximo año. Suele generar mucho ruido en el mercado, pero tiene un impacto moderado en el medio plazo, como se demostró este año por el efecto negativo limitado del referéndum catalán sobre el Ibex, que recuperó sus pérdidas en solo 10 días.

De hecho, los inversores deberían considerar el riesgo geopolítico como una oportunidad para comprar las caídas a fin de aprovechar el inevitable rebote del precio. Nuestro índice de riesgo geopolítico basado en el documento de trabajo de Caldara y Lacoviello de 2017 no indica ninguna tensión importante a corto plazo y todavía está muy por debajo de su nivel más alto alcanzado en marzo de 2003, en 450 puntos, con motivo de la guerra en Irak.

Sin embargo, lo que puede causar la consolidación del mercado son los factores que aún no han sido descontados o puestos en precio por el mercado, como la incertidumbre en torno a la estrategia regional de Mohammed bin Salman en Arabia Saudita, las crecientes tensiones políticas entre Europa occidental y oriental (y la adhesión de Austria a Visegrad Four) y, finalmente, un colapso a mitad de legislatura para Trump y el GOP.

En este último punto, existe una fuerte relación histórica entre la popularidad del presidente y las elecciones de mitad de período. Teniendo en cuenta que la popularidad de Trump no es exactamente estelar (su índice de aprobación pasó del 45% en enero al 37% recientemente), existe el riesgo de que deba lidiar el resto de su mandato con un Partido Demócrata revitalizado y un Partido Republicano que lo responsabiliza por su fracaso electoral.

Estamos en un mundo de exceso de liquidez que conduce a la creación de burbujas. Este es el riesgo financiero y macroeconómico más peligroso para la recuperación impulsada por la deuda. Un mercado se encuentra en una situación de burbuja cuando los precios se vuelven súper exponenciales, lo que está sucediendo actualmente en muchos mercados en todo el mundo: inmobiliario, criptodivisas, FANG y la parte de rendimiento negativo del mercado de bonos que representa alrededor de 8 billones de dólares.

La tecnología detrás del Bitcoin es innegablemente prometedora, pero el interés por el Bitcoin se debe principalmente al exceso de liquidez. Es una tontería económica que la capitalización bursátil del Bitcoin esté justo por encima de la de General Electric, una de las compañías más grandes del mundo con más de 123.000 millones de dólares en ingresos.

En un entorno de política monetaria más estricta, los inversores habrían sido mucho más reacios a invertir en este activo que tiene todas las características de una burbuja especulativa. Sin embargo, no se espera quela explosión de la burbuja del Bitcoin, que podría desencadenarse por la salida de una política monetaria acomodaticia, tenga consecuencias financieras significativas.

Las burbujas más peligrosas son en realidad las que hemos experimentado en el pasado, especialmente en el mercado inmobiliario. Las burbujas en los activos financieros son preocupantes, pero afectan a una parte más pequeña de la población que las burbujas del mercado inmobiliario. Los mercados que vemos más arriesgados son Australia, Londres y Hong Kong, pero las tendencias en Suecia y Noruega también son extremadamente preocupantes.

Desde 2007 el índice de precios de la vivienda ha aumentado en un 90% en Suecia y en un 70% en Noruega. Estamos entrando lentamente en un período muy arriesgado en el que las burbujas siguen creciendo mientras que el impulso crediticio es negativo y los bancos centrales vuelven a una política monetaria más ortodoxa.

Sabemos bastante bien cómo funcionan las burbujas ... lo que a primera vista parece un “no evento” a menudo puede causar la explosión. Por lo tanto, es imposible predecir correctamente el tiempo.

Lo que estamos diciendo es que 2018 es ciertamente la ocasión más favorable para la explosión de una burbuja desde 2007. El final del año será una temporada especialmente arriesgada, ya que la Fed habrá subido significativamente los tipos y el BCE dejará de inyectar liquidez a través de QE, lo que conducirá a un mayor coste del capital y valoraciones de mercado más realistas.