La Dirección General de Trabajo ha aprobado hoy un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que el grupo siderúrgico ArcelorMittal presentó para toda su plantilla en España, un total de 12.000 empleados repartidos en 17 plantas, informaron a Efe fuentes de la compañía.
El acuerdo alcanzado hoy tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de este año, si bien podrá extenderse cinco meses más, hasta el 1 de junio de 2010, y afectará a los centros de producción del grupo que se encuentran ubicados en 16 comunidades autónomas.

El acuerdo establece que los trabajadores regulados cobren el 90% de su salario bruto. Asimismo, la empresa mantendrá una actividad mínima para la planta de Villaverde (Madrid) del 35% durante el tiempo de duración del ERE, lo que supondrá un máximo del 65% del tiempo total de apertura.

Según la Federación de Industria de CCOO, el acuerdo "coincide con la línea defendida por el sindicato" desde que la multinacional presentó sus planes de regulación. El ERE, al que podrán acogerse todas las plantas españolas de la empresa que lo requieran, tendrá una duración temporal de forma que cuando se recupere la demanda de acero se reanudará la actividad normal de la empresa.

El pasado 15 de abril, ArcelorMittal y los sindicatos constituyeron en Madrid una mesa de diálogo para negociar el ERE planteado para toda su plantilla en España, y que según afirmó el vicepresidente de la empresa en España, Gonzalo Urquijo, descartaba despidos.

Un ERE que en principio no contaba con el beneplácito de los sindicatos en el País Vasco, tales como LAB y ELA, que ya manifestaron su intención de impedir que el Ministerio de Trabajo lo aprobase por considerar que ArcelorMittal se beneficiaría del desempleo de sus trabajadores.

La empresa cerró a principios de mayo el primer horno alto de Gijón para hacer frente a la caída de la demanda, y amenazó hace unas semanas con cerrar el segundo horno alto de Asturias si las subcontratas, actualmente en huelga, incumplían con los servicios mínimos.

ArcelorMittal, fruto de la fusión del grupo europeo Arcelor y de la empresa anglo-india Mittal Steel, es el mayor productor siderúrgico mundial y perdió entre enero y marzo 816 millones de euros frente a los 1.582 millones de euros que ganó en el mismo periodo de 2008, debido a la "extrema" debilidad de la demanda y los gastos extraordinarios por la depreciación de sus inventarios.