La corrección que se inició a finales de enero tuvo un catalizador claro; el fuerte repunte de la rentabilidad del bono americano a 10 años. Este viernes el nivel del treasury está muy cerca del que desencadenó esa oleada de ventas.  También preocupa la escalada de los precios del petróleo, aunque Donald Trump, el presidente de Estados Unidos tampoco ha dejado escapar una nueva cruzada a la que unirse.

Los tres principales índices de Estados Unidos, que inician la sesión con un cómputo positivo en la semana empiezan sin una dirección muy definida. El S&P 500 sube un 0,03%, el Dow Jones se aprecia un 0,01% y el Nasdaq cede un 0,29%.

Donald Trump ha avisado hoy  a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que no aceptará precios más altos. El presidente de Estados Unidos que llevaba días sin lanzar una advertencia ni una amenaza, ha afirmado que "con una cantidad récord de petróleo en el mundo,  y eso incluye a los barcos que siguen cargados en el mar, los precios están artificialmente altos. No es bueno y no debe ser aceptado”. La reacción del barril de brent ha sido clara y en estos momentos ya ha bajado del nivel del 74 dólares, aunque está en máximos de tres años.  Lo que preocupa, básicamente, es que si sigue subiendo el petróleo repunte la inflación y acelere los procesos de normalización monetaria y subidas de tipos de interés por parte de los bancos centrales del mundo.

Brent Wall Street

Precisamente, lo que no deja de subir es la rentabilidad de la rentabilidad del bono a 10 años estadounidense, que ya ha vuelto a superar durante la sesión de hoy la cota de 2,93%. Un nivel en el que los inversores ya comienzan a ponerse nerviosos, sobre todo en un momento en el que las compañías siguen mostrando buenos resultados empresariales del primer trimestre. ¿Podrá un encarecimiento de la financiación dar al traste con esta situación?

bonos apertura

Una de las compañías que abren con subidas tras unos buenos resultados es General Electric. Esta subida podría permitir a la compañía superar los mínimos del último año en el que se ha movido la empresa recientemente.  La empresa obtuvo un beneficio de 369 millones de euros que más que triplica al de hace un año.

También ha publicado unos resultados mejores de los que esperaba el consenso Honeywell. La empresa, además, ha mejorado sus previsiones para el conjunto del ejericicio. Esperan que el beneficio por acción se sitúe en 8,05 dólares (frente a 7,85 dólares).

También sube Twitter después de que MKM Partners haya mejorado su recomendación a comprar.

En el mercado de divisas el EUR/USD se ha colocado por debajo del nivel de 1,23 unidades. La divisa europea se encamina a su peor semana en dos meses. La semana que viene hay reunión del BCE y los inversores comienzan a aplicar unas menores expectativas sobre el papel a seguir por la autoridad monetaria en esa reunión.