¿Qué ha conseguido Ferrari en 2019?

Ferrari se ha convertido en noticia porque 2019 ha sido el primer año en su historia en el que han vendido más de 10.000 vehículos. Se trata de una cifra muy importante, ya que por ejemplo en 2010 se dieron salida a unas 6.500 unidades. Las ventas de estos coches el pasado año dejaron en las arcas de esta firma de lujo unos 4.000 millones de euros.

Tesla y Ferrari, los dos fabricantes que dominan el mercado

Hay que tener en cuenta que el anterior gestor de la compañía, Luca Cordero di Montezemolo, no quería que se vendieran demasiadas unidas para mantener la exclusividad de la marca. Sin embargo, el cambio llegó con el fallecido Sergio Marchionne y ahora está empezando a producir los resultados que estamos comentando.

En la actualidad, Ferrari ha conseguido comercializar un mayor número de modelos que en el pasado, la razón es que cuenta con clientes dispuestos a pagar lo que cuestan sus modelos, ya que quieren disfrutar del lujo y exclusividad que transmiten.

Además, hay otro aspecto que cabe destacar y es que Ferrari ha decidido diversificar sus áreas de negocio. También le aportan distintas ganancias sus hoteles, parques temáticos o la venta de accesorios. Por supuesto, esta expansión está siendo muy controlada, ya que en ningún caso la firma desea dañar el valor de la marca. Algo que está consiguiendo, puesto que según la consultora Brand Finance en la actualidad Ferrari es la marca más fuerte del mundo.

 

De hecho, a la hora de vender los coches la firma no siempre acepta las ofertas de sus clientes, ya que quieren conseguir generar una demanda basada en la exclusividad. Aunque en este momento las cifras de venta de Ferrari son las más altas de la historia, las listas de espera para adquirir el vehículo pueden llegar a durar un año. La compañía está convencida de que se valora más lo que no se puede adquirir con facilidad.

 

 

Con el fin de conquistar a los clientes que más valoran el lujo y la exclusividad, Ferrari ha sacado 5 nuevos modelos en tan solo un año. Aunque en su oferta incluye dos híbridos, el coche eléctrico no llegará hasta el 2025.

En los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, Ferrari cuenta con una nota de nueve sobre diez gracias a su buen momento, su tendencia alcista y su volatilidad (rango de amplitud) decreciente.

¿Por qué está también haciendo historia Tesla?

Quien es el rey de los coches eléctricos, Tesla, está también haciendo historia. Decimos esto, porque su Modelo 3 ya es el coche 100 % eléctrico más vendido del mundo y también el más económico de los que han lanzado hasta ahora. Hay que tener en cuenta que en 2019 la cifra de ventas sobrepasó las 300.000 unidades, lo que supone casi el triple que la que corresponde al siguiente modelo más vendido. Aunque no se puede comparar a un fabricante con otro, a su manera Tesla ya contó con lista de espera mientras estaba terminando de producir el modelo mencionado. No se puede olvidar que el proceso de fabricación del Modelo 3 fue complicado y que incluso llegó a poner en duda la fiabilidad de Tesla.

Sin embargo, ahora que ha dejado atrás los momentos más difíciles, la compañía está arrojando unos resultados muy positivos. En los últimos tres trimestres ha conseguido generar más de 2.000 millones de dólares de flujo de caja y lleva seis meses consecutivos de beneficios.

En la Bolsa tanto Tesla como Ferrari se muestran muy fuertes, hay que tener en cuenta que su valor de mercado es más alto que el del primer fabricante de coches, Ford. Por ejemplo, en el caso de Ferrari en poco tiempo sus acciones han experimentado una asombrosa subida, si en 2016 cotizaban a 40 euros por acción ahora se encuentran por encima de los 150 euros.

Pero si Ferrari ha subido, lo que está sucediendo con las acciones de Tesla es aún más impresionante. En lo que va de año han subido un 80%, aunque las cifras son todavía más importantes si se echa la vista atrás tan solo unos meses.  Por ejemplo, en junio cada título de Tesla costaba unos 180 dólares y esta pasada semana han llegado a situarse casi en los 1.000 dólares, eso sí, luego se han depreciado.

Estrategias de Inversión

 

 

El valor en Bolsa de Tesla está por encima del que tiene Volkswagen, quien es el mayor fabricante del mundo si se tiene en cuenta el número de vehículos que produce. Está cerca también de Toyota, que solo en 2019 consiguió vender 10 millones de vehículos.

La razón de los buenos datos de Tesla y Ferrari es que ambas marcas están aportando un valor añadido, mientras que otros fabricantes se han estancado. Los expertos apuntan a que el resto de fabricantes pueden quedarse atrás ante las innovaciones que aporta Tesla en materia de conducción automatizada, software y conectividad y ante la exclusividad de Ferrari.

Para los analistas del sector Tesla es mucho más que un fabricante de coches, de softwares o de baterías para vehículos. Se trata de una firma que cuenta con una posición tan ventajosa en los mercados que en el futuro solo puede seguir creciendo. De hecho, hablan ya de una posición dominante en los próximos años. Aunque otros lleguen al lugar en el que se encuentra Tesla en la actualidad, lo harán más tarde. Además, puede expandirse y dedicarse a otros negocios.

 

Hay que tener en cuenta que la situación actual de Tesla contrasta con los 862 millones de dólares que perdió el fabricante a lo largo del pasado año. Pero en este 2020 se plantean vender un 40% más de coches, algo que ninguna otra empresa del sector es capaz de conseguir. Además, si solo un 10% de los coches que se fabrican en el mundo utilizasen el software de Tesla, algo que es posible, la compañía llegaría a ganar unos 80.000 millones de dólares.

Tesla también está bien por análisis técnico como muestran los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión al lucir un nueve sobre diez. La tendencia es alcista, el volumen creciente y el momento es positivo, aunque tiene un rango de amplitud creciente.

Está claro que Tesla y Ferrari dominan el mercado actual, el primero por su innovación y el segundo por su exclusividad. Habrá que estar atentos para ver dónde está su techo.