Rivian se prepara para comenzar a cotizar en la bolsa americana este miércoles y los expertos esperan que su Oferta Pública Inicial sea similar a la de Facebook en 2012 en tamaño. Pero la gran pregunta es: ¿Será el próximo rival de Tesla? Según Dave Lee y Peter CampBell en Financial Times.

Jeff Bezos se comunicó recientemente con su fundador, RJ Scaringe, preguntándole donde están sus camionetas.

Desde la puesta en marcha de la IPO, el rango de precios se elevó y su valoración podría llegar a los 67 mil millones de dólares. Mayor que Honda y Hyundai, incluso un 80% más que Ford. Este último es uno de sus mayores patrocinadores.

La salida a bolsa se produce solo unos meses después de la puesta en marcha de la producción de vehículos eléctricos de la firma y espera entregar este año poco más de 1.000 unidades.

Pero Amazon ha hecho un pedido por 100.000 camionetas de reparto para 2025.

La firma espera reunir en la IPO unos 10 mil millones de dólares, los cuales gastará en su mayoría para aumentar la producción de su planta en Normal – Illinois donde tiene una capacidad de 150.000 vehículos al año. Además que planea llevar la producción al exterior.

La empresa ya había recaudado mediante inversores privados 11.15 mil millones de dólares desde su fundación en 2009 y 10 mil millones de dólares ingresados en 2019.

Rivian no es la única empresa que se ha beneficiado del entusiasmo en el sector. Según PitchBook, solo en el último año se han invertido más de 75.000 millones de dólares

"Esta historia de electrificación es más amplia que simplemente mover a la gente", dijo el analista de PitchBook Asad Hussain. “Los inversores se centran cada vez más en la logística. La movilidad y las cadenas de suministro se encuentran en una convergencia de innovación, y Rivian se encuentra realmente en el centro de eso".

Un poco de historia

Rivian se fundó bajo el nombre de Mainstream Motors y empezó diseñando un pequeño automóvil deportivo eléctrico que pronto abandonó al considerar que poco más podría hacer por el de lo que ya había hecho Tesla.

Pasó una década desarrollando baterías hasta el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2018 donde presentó la camioneta pick-up R1T y el SUV R1S.

“El pivote fue bien recibido”, dijo Galileo Russell, inversor en energía renovable y miembro de la junta del fabricante de vehículos eléctricos Arcimoto.

“Rivian tenía su propia visión que yo pensaba que era genial”, recordó sobre el evento. "No estaban tratando de simplemente copiar a Tesla".

Pero agregó: "También creo que el éxito de Tesla ha inflado su valoración y la gente está asumiendo que lo que Tesla ha hecho se puede replicar fácilmente".

Inversión de Amazon

En este punto, Rivian ya había atraído la atención de Jeff Bezos, el entonces director ejecutivo de Amazon, quien visitó la sede de Rivian en Michigan a fines de 2018 para reunirse con Scaringe.

En febrero de 2019, la firma de comercio electrónico  lideró una ronda de inversión de 700 millones de dólares, la primera de varias. Más tarde reveló que el pedido de la furgoneta de reparto sería una parte clave de su compromiso de eliminar sus emisiones de carbono.

Los analistas de PitchBook valoran el acuerdo con un valor de 4.5 mil millones de dólares para Rivian, cuando se tienen en cuenta los ingresos adicionales de posventa, como el mantenimiento.

En una presentación regulatoria, se reveló que Amazon tenía una participación del 22% en la empresa y, con ella, un conjunto de derechos de exclusividad sobre la tecnología de Rivian. La firma quiere ofrecer sus furgonetas de reparto a otras empresas, pero no podrá hacerlo hasta al menos 2023.

La participación de Amazon, el mejor respaldo posible del potencial comercial, provocó una oleada de nuevos inversores que incluían a Ford, a pesar de que su propia gama de camionetas, la serie F, se vería afectada por el modelo rival de Rivian.

Estrategias de Inversión

Incluso General Motors intentó aliarse con la firma para hacerle frente a Tesla.

Pero Ford se adelantó gracias a su jefe de operaciones, Joe Hinrichs, quien se reunió con el fundador de Rivian. Scaringe y Hinrichs se unieron durante las cenas y finalmente resolvieron la mayor parte del trato en un vuelo privado utilizando el avión comercial de Ford de Seattle a Detroit, mientras GM preparaba anunciar a la prensa su propia inversión sobre la firma.

En abril de 2019, Ford invirtió 500 millones de dólares, que luego aumentaron a 1.200 millones de dólares, y tomó un asiento en la junta.

Inversión con intereses por detrás

Ford, dirigido en ese momento por Hackett, estaba en un estado de "pánico" por sus propias capacidades eléctricas, dijo una persona con conocimiento de la transacción. "Hubo un montón de publicidad en torno a todas las empresas emergentes, y nos entró el pánico y pensamos que teníamos que ser parte de eso", recordó la persona.

Una cláusula del acuerdo era que Ford crearía un vehículo utilizando la propia arquitectura de Rivian, la llamada "patineta" de baterías y componentes que podrían alimentar muchos tipos diferentes de vehículos.

Pero tras el reemplazo de Hackett por Jim Farley en el puesto en 2020, la firma ha abandonado la idea de que Linconls utilice la tecnología de Rivian y ha reducido su participación en la puesta en marcha dijeron personas cercanas a la firma.

Desde entonces, Ford ha intensificado sus propios esfuerzos en sus propios coches eléctricos quitando los sistemas patentados y desarrollados por Rivian en sus modelos F-150 Lightning y Mustang Mach-e.

Ante la fuerte competencia, los analistas evalúan que el éxito de Rivian podría no estar garantizado.

Problemas internos

Laura Schwab, ex vicepresidenta de ventas y marketing de Rivian, dijo que había advertido a la empresa que sus objetivos de entrega "no se podían alcanzar". Schwab actualmente está demandando a la firma por lo que ella afirma fue su despido ilegal dos días después de presentar una denuncia por discriminación de género.

Desde el pedido de Amazon, solo un puñado de vehículos se han puesto a prueba y la producción comenzará a fin de año.

A pesar del entusiasmo y aplausos, de los 50.000 pedidos anticipados de sus modelos R1T y R1S, solo se han entregado 156 unidades dijo la firma. Casi todos a sus propios empleados.

Mientras tanto el modelo F-150 Lightning de Ford, la primera versión eléctrica de su pickup más vendida, ha recibido más de 160.000 pedidos anticipados y comenzará a entregarse a los clientes esta primavera.

Los inversores ven poco margen de error ante los problemas  en el control de calidad que suelen sufrir los nuevos participantes en el sector. Sin olvidar la crisis de mundial en la cadena de suministros.

"Es bastante difícil para los fabricantes de automóviles establecidos, y mucho menos para uno nuevo", dijo Ivan Drury, analista senior de Edmunds. "Si a esto le sumamos este nuevo problema con el que está lidiando toda la industria, la crisis de los chips, eso solo agrega otra capa de complejidad".