¿Qué podemos esperar del tercer trimestre de la banca de Wall Street?

La segunda semana de octubre será intensa con la temporada de resultados del tercer trimestre de la banca americana y el dato de inflación del IPC, mientras los inversores esperan una desaceleración en el crecimiento de las ganancias corporativas según Emily McCormick en Yahoo Finance.

Según FactSet, las ganancias del S&P 500 se desaceleran un 90% con respecto al segundo trimestre creciendo un 27,6%. No obstante, los números se vieron fácilmente comparables con los niveles de mediados de 2020 en medio de la pandemia global por el coronavirus. Aún así, sería el tercer ritmo más rápido de crecimiento para el índice desde 2010.

Los inversores han denotado que los desafíos del lado de la oferta y el aumento de los costos de insumos y mano de obra pesaron mucho sobre las ganancias corporativas durante el último trimestre.

"Las interrupciones y los costos de la cadena de suministro han sido citados por el mayor número de empresas en el índice hasta la fecha como un factor que tuvo un impacto negativo en las ganancias o los ingresos en el tercer trimestre, o que se espera que tenga un impacto negativo en las ganancias o los ingresos en los trimestres futuros", escribió John Buttersde FactSet. De las 21 compañías que componen el S&P 500 que han reportado resultados hasta el momento, 15 de ellas han discutido los impactos negativos de estos factores, agregó Butters.

"Después de las interrupciones de la cadena de suministro, la escasez de mano de obra y los costos, los costos e impactos de COVID y los costos de transporte y flete han sido discutidos por el mayor número de empresas del S&P 500", señalo Butters.

Aunque para muchas empresas un eventual aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal supone preocupación, para los bancos no es así. Ya que los mismos se beneficiarían con mayores ganancias en sus negocios crediticios claves.

Muchos analistas esperan ver una expansión en los márgenes de intereses netos con el posible aumento de las tasas este año. Mientras siga avanzando la recuperación, los bancos podrán liberar aún más las reservas de préstamos incobrables que separaron para protegerse contra los incumplimientos durante el confinamiento.

"Esperamos que los resultados de BPA del 3T21 sean más sólidos año tras año, ya que las reservas para pérdidas crediticias continúan siendo liberadas, aunque a un nivel más bajo que el 1T / 2T21 y el grupo registra un crecimiento de ingresos positivo", señalo el analista de mercados de RBC Capital, Gerard Cassidy, la semana pasada.

"Los temas clave que esperamos ver en los resultados incluyen: (1) más señales de estabilización del margen de interés neto (NIM); (2) crecimiento en las carteras de préstamos de consumo, hipotecas residenciales e hipotecas de bienes raíces comerciales; y (3) orientación de perspectivas sobre crédito, crecimiento de préstamos (especialmente préstamos comerciales e industriales) y NIM”. "Por último, los comentarios sobre los gastos operativos básicos deben escucharse con atención para ver si los bancos están comenzando a sentir una presión salarial sin incentivos", indicó Cassidy.

Estrategias de Inversión

Según Matt O'Connor, director gerente de análisis de acciones de los bancos estadounidenses de Deutsche Bank, los bancos aún tienen un margen considerable para el crecimiento de los préstamos con la recuperación económica en marcha. Los préstamos totales de la industria todavía están un 1% por debajo de los niveles prepandémicos desde el cuarto trimestre de 2019, dijo, y han bajado en un porcentaje medio de un solo dígito aún más significativo cuando se excluyen los préstamos realizados a través del Programa de Protección de Cheques de Pago de la era COVID.

“Seguimos siendo positivos con respecto a las acciones bancarias dado un escenario positivo de varios años para el crédito, las tasas de interés y el crecimiento de los préstamos”, escribió O'Connor. “Es difícil ser demasiado negativo con los bancos dada una perspectiva macroeconómica generalmente favorable entre la mayoría (a pesar de una actividad más lenta más recientemente) y la perspectiva de tasas más altas y un crecimiento más rápido de los préstamos, aunque hemos notado antes el momento / magnitud de esto aún no está claro", señaló O´Connor.

¿Qué podemos esperar del IPC?

Se espera que el mismo haya aumentado aproximadamente en la misma tasa mensual y anual que agosto y septiembre, reforzando las presiones inflacionarias existentes mientras se recupera la economía estadounidense.

El consenso espera que aumente un 0,3% en septiembre con respecto al mes anterior y un 5,3% con respecto a 2020.

El aumento sería por los precios de la energía, petróleo y gas natural en medio de un aumento de la oferta y demanda en el último mes. Aunque excluyendo los precios de los alimentos y energía es probable que el incremento anual sea del 4,0%.

La llamada medida central del IPC se ha moderado desde el 4,5% anual de junio, o la tasa más rápida desde 1991, pero aún se ha mantenido notablemente más alta en comparación con los estándares prepandémicos. Algunas de las categorías asociadas en su mayoría con la reapertura económica han visto retroceder los precios después de los aumentos repentinos de la primavera y principios del verano, pero no lo suficiente como para reducir el nivel general del IPC.

"La conclusión clave del próximo índice de precios al consumidor será la amplitud con la que estamos viendo aumentos de precios en todas las categorías", dijo Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate, el viernes. Todos retrocedieron un poco, subrayando la idea de que una inflación más alta podría ser transitoria, los aumentos en otros, como los costos de vivienda, podrían estar aumentando".

Otras áreas han mostrado niveles de inflación elevados como los futuros del crudo, disparándose en su nivel más alto desde 2014 la semana pasada, y los informes de empleo de septiembre de la semana pasada reflejando una serie de presiones en el mercado laboral con los salarios promedios acelerándose a un ritmo más rápido año a año desde febrero y el aumento en la semana laboral se produjo junto con una caída en la participación de la fuerza laboral.

"Esperamos que los efectos de la reapertura continúen desvaneciéndose, pero es probable que el riesgo de las restricciones de suministro sea más duradero de lo esperado", escribió Rubeela Farooqi de High Frequency Economics. "Eso debería proporcionar un apoyo continuo a los precios de los bienes, incluso cuando la inflación de los servicios continúa volviendo a las tendencias más típicas de normalización de la actividad".