Los principales índices de la bolsa de Nueva York comienzan la jornada con leves descensos y por primera vez en varias sesiones no se registran nuevos récords, mientras que los inversores digieren la reunión de la Reserva Federal y las palabras de su presidenta, Janet Yellen.

Ya se han conocido las dos referencias más importantes al otro lado del Atlántico, que en ambos caso han superado las expectativas de los analistas.

Las solicitudes semanales de ayuda por desempleo bajaron hasta las 259.000 peticiones, 23.000 menos que en el semana anterior, según los datos publicados hoy por el Departamento de Trabajo. Este descenso contrasta con la previsión de los analistas, que esperaban un repunte hasta las 300.000 peticiones.

Así, el número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo bajó inesperadamente otra vez la semana pasada, pero el dato continuaba afectado por el impacto de los huracanes Harvey e Irma, lo que impedía establecer con precisión el estado del mercado laboral.

Por otro lado, el Índice manufacturero de la Fed de Filadelfia, que subió hasta los 43,6 puntos en septiembre, desde los 18,9 puntos registrados en agosto. Este dato también contrasta con la previsión de los analistas, que esperaban una reducción hasta una lectura de 17,2 puntos.

Ayer el Nasdaq cerró con un descenso del 0,08%; mientras que el Dow Jones subió un 0,19% y el S&P 500, un 0,06%, alcanzando de nuevo récords a pesar de haber comenzado la sesión a la baja.

El giro se produjo después de que la Reserva Federal (Fed) anunciara que comenzará a reducir su cartera de activos de 4,5 billones de dólares en octubre, por primera vez en nueve años, y que las tasas de interés aumentarán en diciembre.

Renta 4 destaca que “prosigue así la normalización monetaria, tal y como esperábamos, y dado el buen ritmo de actividad económica en Estados Unidos y su situación de pleno empleo, aunque la retirada de estímulos será muy gradual en un contexto de inflación controlada”.

En cuanto a las previsiones macro de la Fed, esperan cierto impacto negativo a corto plazo de los huracanes, pero no relevante en el medio plazo. Esperan crecimiento del PIB del 2,4% en 2017, del 2,1% en 2018 y del 2% en 2019.

Con todo, apertura en negativo en Wall Street, con el Dow Jones perdiendo un 0,05%, el S&P 500, un 0,12% y el Nasdaq, un 0,17%.

Con el índice industrial cediendo hasta los 22.407,5 puntos, 3M lidera los ascensos, al avanzar un 0,43%, por delante de Boeing y de Home Depot, que suben un 0,32% y un 0,36% respectivamente.

La subida de Boeing se produce después de que la compañía se haya adjudicado un contrato valorado en más de 900 millones de dólares en Japón.

Dentro del Dow Jones destacan los descensos de Apple, del 0,80%, tras unas informaciones sobre que los pedidos del Iphone 8 están ligeramente por debajo de los pedidos de los anteriores modelos smartphone. Los títulos de Apple cerraron la sesión de ayer con un descenso del 1,68%.

A continuación se sitúan Catepillar y General Electrics que pierden un 0,52% y un 0,35%.

Peros sin duda, la noticia empresarial del día es la compra de HTC por Alphabet.  La compañía norteamericana de tecnología ha invertido 1.100 millones en el fabricante taiwanés HTC. Tras dicha inversión, el grupo se hace con el control de la compañía como accionista mayoritario con el objetivo de impulsar sus propios conceptos en móviles y competir con los asistentes de voz HomePod de Apple y Echo & Alexa de Amazon.

Alphabet pierde un 0,30% en la apertura.

Tras el comunicado de la Fed, ayer el dólar se apreciaba con fuerza hasta situarse en la zona de 1,1879 frente al euro. Sin embargo, la moneda comunitaria recupera algo de terreno y en el inicio de la sesión en Wall Street se cambia a 1,191 billetes verdes

Los precios del petróleo siguen bajando, lastrados por la subida de las reservas de crudo y la producción en EEUU, además de por la fortaleza del dólar, que podría frenar el consumo de carburantes en países con otras divisas. Con descensos que rondan el 1%, el Brent pierde los 56 dólares el barril, mientras que el West Texas logra salvar los 50 dólares.