La reunión anual de Tesla sorprendió a propios y extraños con el anuncio por parte de su CEO, Elon Musk, anunciando el traslado de su sede de Sillicon Valley a Austin debido a que l valor de las tierras ha limitado su crecimiento, según Al Root en MarketWatch.

La reunión fue celebrada en las nuevas instalaciones de fabricación donde anunció la novedad del traslado a la mencionada ciudad en Texas. Pero eso no fue el único dato interesante que dejo el encuentro.

La junta directiva no quiere al hermano de Musk

La firma de servicios al accionista ISS recomendó a los inversores votar en contra de la reelección de Kimbal Musk como miembro de la junta directiva. El asesor de poder tuvo un problema con la forma en que Tesla llegó a la compensación de su directorio. Los accionistas, sin embargo, no escucharon y Kimbal Musk continuará sirviendo como director.

Pero eso no fue lo único rechazado, también se hizo caso omiso sobre cuestiones laborales como la representación de los mismos y el arbitraje.

Las problemas laborales no son una novedad en la firma, un juez le otorgó a un ex trabajador 137 millones de dólares por enfrentar abusos raciales que, según él, Tesla ignoró.

¿Cómo luchar con la competencia?

Estrategias de Inversión

Musk sabe que otras firmas fabricarán vehículos eléctricos y autónomos. La mejor forma de competir con ellos es mejorando la fabricación y el software necesario para funciones de conducción más avanzadas. Así como otorgar licencias a otros fabricantes.

A por más baterías

"Todas las celdas que deseen fabricar y suministrarnos a un precio asequible, las compraremos", dijo Musk en la reunión. Pero no solo para los coches, también para productos de energía estacionarios, como “megapacks” de escala de energía y de pared de energía.

¿Qué pasará con el valor tras la reunión?

En los últimos dos años las acciones cayeron un 10% y 3,6%  en 2020 y 2019 respectivamente tras la reunión. Solo en 2018 el valor subió un 9,7%. Por lo que los expertos esperan un día volátil tras los anuncios de la firma.

Dentro de los indicadores de EI, solo el ADX y ADXR se muestran débiles. El precio se mantiene a 20 dólares de la resistencia a medio plazo.