Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran pérdidas en la apertura de una sesión en la que la atención está puesta de nuevo en el discurso del presidente de la Fed, Jerome Powell, esta vez ante el Senado, además de a la publicación del deflactor del consumo privado subyacente, uno de los indicadores favoritos del banco central estadounidense.

Los futuros del Dow Jones bajan un 0,30%; los del S&P 500, un 0,38% y los del Nasdaq, un 0,31%, apuntando a una apertura a la baja, en línea con las caídas que Wall Street registró en la jornada de ayer.

Los analistas de Link Securities destacan que ayer en Wall Street, y tras mantenerse toda la jornada bastante planos, los principales índices perdieron terreno con fuerza durante la última hora y media de la sesión, cerrando con importantes descensos. De esta forma acaban el mes de febrero en negativo, rompiendo una racha de diez meses seguidos de ganancias, racha que no se había dado desde 1959.

“Entendemos que en este negativo comportamiento tiene mucho que ver el hecho de que, tras marcar el 8 de febrero los mínimos anuales y entrar los índices en corrección técnica, la reacción de las bolsas estadounidenses ha sido muy vertical, lo que ha situado a muchos valores en niveles de sobrecompra. Es por ello que muchos inversores han optado por deshacer sus posiciones más cortoplacistas, y realizar beneficios”, explican.

Así, en la sesión del miércoles, el Dow Jones retrocedió un 1,50% en la despedida de un febrero volátil que rompe con las rachas de ganancias de varios meses para sus tres indicadores. El S&P 500 restó un 1,11%, mientras que el Nasdaq, descendió un 0,78%. En el conjunto del mes, el Dow ha perdido un 4,69%, el S&P un 3,89% y el Nasdaq un 1,87%.

Hoy con la temporada de resultados acercándose a su fin – ya han publicado las principales compañías a ambos lados del Atlántico –  la atención se centra en la macro de EEUU y en la comparecencia del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, ante el Comité Bancario del Senado, a las 16.00 hora española.

Los analistas de Renta 4 recuerdan que el tono del discurso  que el martes dio Powell ante el Congreso estadounidense, “fue positivo desde un punto de vista económico y coherente con progresivas subidas de tipos de interés en Estados Unidos (con el mercado descontando 3 subidas en 2018 e incluso empezando a descontar una cuarta, con un 35% de probabilidades ésta última)”.

Por su parte, las expectativas de inflación, después de repuntar de forma relevante desde finales del pasado año, se están frenando ante la convicción de los inversores de que la Fed será capaz de mantener la estabilidad de precios (2% de inflación).

Powell se muestra optimista en relación a la situación económica pero las caídas registradas en los mercados de deuda (subidas de TIRES) aconsejan prudencia en la gestión de la política monetaria (tipos y balance). En este entorno, lo más probable es que las bolsas se mantengan a la espera de nuevos acontecimientos - elecciones en Italia y acuerdo de gobierno en Alemania este fin de semana-“, explican desde Bankinter.

Así, la sesión será intensa en macro norteamericana pero lo más importante en la coyuntura actual, es ver cómo evolucionan los indicadores de precios. Entre los que destacaríamos el deflactor del consumo privado subyacente (PCE central) en Estados Unidos, que podría mantenerse en tasa interanual en un contenido 1,5%. También se publicarán el ISM manufacturero,  lel gasto en construcción e enero y las solicitudes semanales de ayuda por desempleo.

En el apartado empresarial destaca el anuncio de Spotify de comenzar a cotizar en la bolsa de Nueva York, con lo que estima captar 1.000 millones de dólares. La compañía saldrá a bolsa con un método poco habitual y es que no requerirá de los servicios de un intermediario. De esta manera no realizará un “roadshow” ni tampoco tendrá un precio inicial previamente fijado. Estima que el precio de sus acciones se situará en una horquilla comprendida entre los 90 y los 130 dólares, para un valor total de 22.600 millones, si se toma como referencia las últimas transacciones privadas realizadas en febrero.

Por otro lado, en la jornada de ayer, Amazon anunció la adquisición de Ring, que es una compañía de sistemas de seguridad en hogares. Ring, mediante timbres conectados por una cámara, permite visualizar quién llama a la puerta desde cualquier dispositivo móvil. El precio ha sido de 1.000 millones de dólares. Esta adquisición se une a otras realizadas en el pasado reciente, como la compra de Zappos (1.200 millones estimado) y Twich (1.000 millones) y la de mayor tamaño que fue Whole Food (13.700 millones).