La Reserva Federal subirá tipos en marzo y mantiene la retirada de estímulos

El mercado laboral y salarial es un reto, como lo son los desequilibrios de oferta y demanda. Mantienen su plan, anunciado en diciembre, de ir eliminando gradualmente sus compras de activos. Permanecerán atentos a los riesgos de que la alta inflación sea más persistente, el Covid que no se ha ido, mayores problemas en las cadenas de suministro y las cuestiones geopolíticas. La reducción del balance se producirá una vez iniciado el proceso de subida de tipos de interés.

Después de este inicio de año marcado por una alta volatilidad a la tan esperada reunión de la Fed, se despejan las dudas acerca de un posible endurecimiento de su política monetaria y por unanimidad el Comité Federal del Mercado Abirto (FOMC) decide dejar los tipos sin cambio, en el rango del 0,00% y el 0,25%. "Las acciones de política monetaria se han guiado por nuestro mandato de promover el máximo empleo y precios estables para el pueblo estadounidense. Como señalé, el comité dejó el rango objetivo para la tasa de fondos federales sin cambios y lo reafirmó".

A su vez, deja clara su intención de aumentar la tasa de referencia "pronto" con lo que es de esperar que lo haga en marzo, tras casi 3 años sin aumentos. Ello como medida para combatir la inflación que afecta a los EE.UU. tras la fuerte recuperación económica y su impacto en el mercado laboral en los últimos meses. Con la inflación por encima del 2% y un mercado laboral fuerte, el Comité espera aumentar el rango objetivo del tipo de referencia de los fondos federales pronto.

En su comunicado añade que el Comité decidió seguir reduciendo el ritmo mensual de sus compras netas de activos, poniendo fin a principios de marzo, con lo que, a partir de febrero el FOMC aumentará sus tendencias de valores del Tesoro en al menos 20.000 millones de dólares al mes y de valores respaldados por hipotecas en al menos 10.000 millones de dólares al mes.

En la conferencia de prensa comenzó hablando de las implicaciones del Covid en la población y en la economía. Comenta que no han perdido de vista el hecho de que para muchas familias el virus continúa causando grandes dificultades.

El mercado laboral ha hecho un progreso notable y, según muchas medidas, es muy fuerte. La sólida creación de puestos de trabajo en los últimos meses, con un promedio de 365.000 por mes durante los últimos tres meses. Durante el año pasado, el empleo de nómina ha aumentado en 6,4 millones de puestos de trabajo. La tasa de desempleo se ha reducido drásticamente, cayendo dos puntos porcentuales en los últimos seis meses para llegar al 3,9% en diciembre. La mejora en las condiciones del mercado laboral ha sido generalizada,incluso para los trabajadores en el extremo inferior de la distribución salarial, así como para los afroamericanos y los hispanos.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La demanda laboral se mantiene históricamente fuerte. Con las restricciones en la oferta de mano de obra, los empleadores tienen dificultades para llenar las vacantes y los salarios aumentan a su ritmo más rápido en muchos años. Si bien la participación en la fuerza laboral ha aumentado, sigue siendo moderada, en parte, lo que refleja el envejecimiento de la población y las jubilaciones. Además, algunos que de otro modo estarían buscando trabajo informan que están fuera de la fuerza laboral debido a factores relacionados con la pandemia, incluidas las necesidades de cuidado y las preocupaciones constantes sobre el virus. La ola actual del virus bien puede prolongar estos efectos en el tiempo. Hay buenas razones para esperar algunas mejoras adicionales en la participación y el empleo.

Los salarios también han aumentado considerablemente, y estamos atentos a los riesgos de que un crecimiento persistente de los salarios reales por encima de la productividad pueda ejercer una presión alcista sobre la inflación.

La inflación se mantiene muy por encima de nuestro objetivo a más largo plazo del 2%. Los desequilibrios de oferta y demanda relacionados con la pandemia y la reapertura de la economía han seguido contribuyendo a niveles elevados de inflación. En particular, los cuellos de botella y las restricciones de suministro limitan la rapidez con la que la producción puede responder a una mayor demanda en el corto plazo. Estos problemas han sido mayores y más duraderos de lo previsto, exacerbados por las oleadas del virus. Si bien los impulsores de una mayor inflación se han relacionado predominantemente con las dislocaciones causadas por la pandemia, los aumentos de precios ahora se han extendido a una gama más amplia de bienes y servicios.

Seguimos esperando que la inflación disminuya en el transcurso del año. Entendemos que la alta inflación impone dificultades significativas, especialmente a quienes menos pueden cubrir los costos más altos de elementos esenciales como alimentos, vivienda y transporte. Además, creemos que lo mejor que podemos hacer para respaldar las ganancias continuas del mercado laboral es promover una expansión prolongada. Y eso requerirá estabilidad de precios. Estamos comprometidos con nuestro objetivo de estabilidad de precios. Usaremos nuestras herramientas tanto para apoyar la economía y un mercado laboral sólido, como para evitar que se arraigue una mayor inflación. Y estaremos atentos para ver si la economía está evolucionando de acuerdo con las expectativas.

Nuestro plan anunciado en diciembre para finalizar las compras de activos a principios de marzo, a la luz del notable progreso que hemos visto en el mercado laboral y la inflación que está muy por encima de nuestra meta del 2% a largo plazo, vemos que la economía ya no necesita altos niveles sostenidos de apoyo de la política monetaria. Es por eso que estamos eliminando gradualmente nuestras compras de activos. Esperamos que pronto sea apropiado elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales. Por supuesto, las perspectivas económicas siguen siendo muy inciertas.

Hacer una política monetaria adecuada en este entorno requiere humildad, reconocer que la economía evoluciona de manera inesperada. Se deberá ser ágil para que podamos responder a la gama completa de resultados plausibles. Con esto en mente, permaneceremos atentos a los riesgos, incluido el riesgo de que la alta inflación sea más persistente de lo esperado. Y estamos preparados para responder según corresponda para lograr nuestros objetivos. Para brindar mayor claridad sobre nuestro enfoque para reducir el tamaño del balance de la Reserva Federal hoy, el comité emitió un conjunto de principios que proporcionarán una base para nuestras decisiones futuras. Estos principios de alto nivel aclaran que la tasa de fondos federales es nuestro medio principal para ajustar la política monetaria y reducir nuestro balance, y se producirá una vez iniciado el proceso de subida de tipos de interés. Las reducciones ocurrirán con el tiempo de manera predecible, principalmente a través de ajustes a las inversiones de reinversión, de modo que los valores salgan de nuestro balance. Con el tiempo tenemos la intención de mantener valores en las cantidades necesarias para nuestras amplias reservas, marco operativo y, a más largo plazo, prevemos mantener principalmente valores de tesorería. Nuestras decisiones de reducir nuestro balance estarán guiadas por nuestro objetivo de máximo empleo y estabilidad de precios.

"Queremos que el proceso de reducción del balance sea a su tiempo y predecible. A medida que progresemos en las discusiones en el Comité iremos informando".