El PIB de Estados Unidos se expandió a un ritmo del 2,5% en el segundo trimestre del año en tasa interanual, según muestra la tercera estimación publicada por el Bureau of Economic Analysis. En los tres primeros meses del año, el PIB creció un 1,1%. (Ver comunicado)

Sin embargo, la cifra es ligeramente inferior a lo que esperaba el consenso de analistas, que trabajaba con un crecimiento del 2,6%.



La mejora de la economía se ha apoyado en la mejora del consumo de los hogares y las exportaciones, básicamente. Sin embargo, han crecido las importaciones y la contribución del estado ha disminuido. En concreto, las ventas al exterior crecieron un 8% y las compras un 6,9%.

Con todo, el gasto personal de los consumidores ha frenado su ritmo de crecimiento hasta el 1,8% desde el 2,3% en el primer trimestre. Los bienes duraderos crecieron a ritmos del 6,2% frente al 5,8%. Los servicios se expandieron a un ritmo del 1,2% frente al 1,5% hasta marzo.