Aunque no sea el mejor momento, las acciones bancarias estadounidenses están camino a tener su mejor año tras la crisis financiera global gracias al aumento de los costos de endeudamiento mientras los reguladores luchan contra la inflación según George Steer en Financial Times.

El índice de referencia de MSCI que rastrea las acciones bancarias globales, medido en dólares estadounidenses, ha aumentado alrededor del 30% en lo que va de 2021, un desempeño más sólido que el aumento de aproximadamente el 20% para el indicador de todos los sectores del proveedor del índice.

Los bancos no han logrado tales ganancias desde 2009, cuando el mencionado índice subió más de un tercio a medida que los prestamistas se recuperaron de las profundidades de una de las peores crisis que golpeó la industria financiera.

“Los bancos estadounidenses en particular se han visto impulsados por volúmenes saludables en sus negocios comerciales en los últimos meses, junto con una actividad de asesoría de acuerdos "extraordinaria" y la liberación de reservas para cubrir deudas incobrables”, dijo Scott Ruesterholz, administrador de fondos de Insight Investment. "Es un entorno fenomenal para operar".

El índice KBW centrado en los bancos estadounidenses ha subido más de dos quintas partes este año, posicionándolo en su mejor desempeño anual. Esa mejora está en marcado contraste con 2020, cuando el mismo índice cayó alrededor del 14% cuando la pandemia llevó a los bancos centrales a recortar las tasas de interés a mínimos históricos, comprimiendo la diferencia en las tasas de interés que los bancos cobran a sus clientes por los préstamos y los que pagan a los clientes por depósitos.

El desempeño de los bancos de todo el mundo ha divergido durante un período de tiempo más largo, con Estados Unidos superando con creces a Europa. Sobre una base de cinco años, el índice MSCI centrado en los bancos estadounidenses ha subido más del 60%, mientras que su equivalente europeo cotizado en dólares ha bajado un 2%.

Estrategias de Inversión

“Los bancos tienden a rastrear los movimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años”, dijo Beata Manthey, estratega de acciones de Citigroup, quien espera que los rendimientos de los bonos gubernamentales de referencia alcancen el 2% a principios de año, por encima de su nivel actual de alrededor del 1,6%. Los rendimientos de los bonos se mueven inversamente a los precios.

Mark Haefele, director de inversiones de UBS, señaló que, junto con las acciones de energía, "las finanzas obtienen buenos resultados con una recuperación, pero si hay una presión inflacionaria excesiva, también pueden hacerlo bien".

El índice de precios al consumidor de EE. UU. mostró un aumento del 6.2% en octubre con respecto al mismo período del año anterior, marcando su ascenso más rápido desde 1990. La inflación del Reino Unido alcanzó el 4.1% en el mismo mes, según mostraron los datos la semana pasada.

A su vez, los inversores ahora están apostando a que el Banco de Inglaterra aumentará los costos de los préstamos al 0,25% en diciembre, desde su nivel actual del 0,1% después de la sorpresiva decisión de la entidad de mantener estables las tasas este mes.

“Posteriormente, los mercados están teniendo en cuenta quizás 0,75% a 1% de tipos de interés en el Reino Unido a finales del próximo año”, dijo Alex Wright, gestor de fondos de Fidelity. “Tal escenario impulsaría las ganancias del banco minorista británico NatWest en un 24%,  al tiempo que agregaría un 12% a las ganancias de Lloyds y un 8% a las de Barclays”.

“Un aumento de 1% en el BCE y la Fed haría que las ganancias de los bancos estadounidenses subieran un 17% y las ganancias europeas una cuarta parte”, según Stuart Graham, analista de Autonomous Research.

Esos posibles aumentos han reforzado el optimismo de los analistas. La mitad de los inversores encuestados por Bank of America este mes dijeron que tenían una sobreponderación en los bancos europeos, la proporción más alta registrada, según datos que se remontan a 2003.

Bill Nygren, director de inversiones de renta variable estadounidense de Harris Associates, se muestra optimista de que las acciones bancarias seguirán subiendo, aunque partiendo de una base baja. "Hemos bajado una pendiente larga y empinada y ahora hemos tenido este pequeño rally en una colina de conejos. Pero creemos que 'normal' podría ser un poco más alto que en la actualidad".