Así, confirma que la decisión definitiva “depende de los datos económicos”, o lo que es lo mismo, de que esas referencias macroeconómicas sean positivas. "El tema es que realmente queremos hacer énfasis en que una reducción del programa de estímulos es impulsada por datos, no por el tiempo", añadió Dudley.

Precisamente, hoy hemos conocido que el precio de la vivienda en Estados Unidos se desaceleró con respecto a la tasa registrada en el mes de julio, por debajo de lo que esperaba el consenso de expertos. 

Este último dato tiene relación directa con el incremento de los costes de endeudamiento que ha ralentizado la petición de hipotecas en Estados Unidos y la recuperación completa del mercado inmobiliario. 

El S&P Case Shiller, índice compuesto de 20 áreas metropolitanas, subió un 0,6% sobre una base ajustada estacionalmente, un poco más lento que el 0,8% de repunte que el consenso de analistas esperaban con respecto al incremento del 0,9% registrado en el mes de julio. 

Además, los datos de la Federal Housing Finance Agency de Estados Unidos mostraron que el precio de la vivienda subió un 1% en julio desde junio. Desde mayo, los compradores se han visto afectados por el aumento de los tipos de interés, además de que pronto podría comenzar la retirada de estímulos a la economía por parte de la FED. 

El descenso en el precio de las casas en Estados Unidos se une a la caída en la confianza del consumidor de este mes, que se redujo a 79,7 puntos en septiembre desde 81,8 puntos en el mes de agosto. La confianza de los consumidores estadounidenses cayó al nivel más bajo en los últimos 4 meses. El consenso de analistas predijo una desaceleración hasta 79,9 y, por tanto, la caída ha sido superior a las estimaciones. (Ver noticia)