Los fans de Apple ya han marcado el próximo martes día 12 de septiembre en su calendario. Ese día la firma de la enseña de la manzana mordida hará la presentación del iPhone 8. Todos los usuarios y los inversores esperan ese nuevo teléfono en el que se presiente que la compañía ha echado el resto. No hay que olvidar que este año se cumple el primer aniversario del lanzamiento de iPhone.

Si usted es un accionista de Apple estará, probablemente, muy contento con la evolución en bolsa de la empresa, que este año ya se aprecia más de un 40%. Sin embargo, para algunas firmas de análisis, el futuro a largo plazo para la mayor compañía cotizada del mundo pasa por lograr un nuevo dispositivo que tome el liderazgo de los ingresos, o conseguir que sus líneas de negocio actuales se disparen.

Los expertos de Guggenheim han publicado una nota en la que explican que reactivar las ventas de algunas de las líneas de negocio es crucial. Apuntan que en cada uno de los últimos cuatro año, Apple ha experimentado descensos de ingresos en al menos una línea de negocio. En 2016, las ventas de la compañía cayeron por primera vez. Aquel ejercicio solo la unidad de servicios mejoró sus cuentas.

 

Evolución de ingresos

 

Por eso que la aceptación del nuevo modelo sea un éxito será clave para la evolución de la acción.

 Los expertos Citi prevén que el nuevo teléfono tenga pantalla OLED, sensor 3D, cargador sin cables, un procesador más rápido….  Sin embargo habrá que esperar a la presentación oficial para ver las modificaciones más importantes. En el banco esperan que tenga un precio a partir de 1.000 dólares en Estados Unidos.

Pero a algunas firmas como a Deutsche Bank les preocupa que las ventas de iPhone tienden a crecer  de una forma más lenta que el mercado de Smartphone en su conjunto, y eso que el cómputo global se está aplanando.

 

smartphone

 

Los expertos de Citi señalan que, no obstante, hay razones para pensar que las acciones de Apple pueden seguir subiendo a pesar de la subida de este año.

“Consideramos que Apple puede generar crecimientos sostenibles tras la poner a la venta de iPhone 8”, afirman. Ellos apuntan que ven oportunidades en el segmento de servicios. Por otro lado, podría ser una de las empresas  beneficiadas de las posibles medidas fiscales de la administración de Trump: rebaja de tipo impositivo y la repatriación de capitales prometidas.