Comienza hoy una de las “semanas grandes” del comercio en todo el mundo, la de Black Friday.  En este contexto merece la pena fijarse en la evolución en bolsa del líder del comercio electrónico mundial, Amazon y de los comercios tradicionales en los últimos años.

El Black Friday, dicen los expertos, no es un evento más para el sector del marketing.  El año pasado, dicen en la consultora La consultora Dolist afirma que solo en España esta jornada movió 1.300 millones de euros, representando el 5% del consumo online anual y registró un crecimiento del 13% respecto a 2015.

Si hay algo que ha cambiado e  n los últimos años es la forma de comprar de las sociedades modernas. La capacidad de poder realizar nuestras adquisiciones a través de un click en nuestro PC o en el móvil ha provocado que cada vez sean menos, los ciudadanos que acuden a las tiendas tradicionales.  La tecnología y la evolución del negocio de empresas como Alibaba o Amazon han hecho que más de 6.400 tiendas de grandes cadenas hayan echado el cierre este año solo en Estados Unidos.  De esta cifra gran parte el culpable la empresa americana que fundó Jeff Bezos.

La firma de análisis T. Rowe ha publicado un gráfico al que ha tenido acceso Business Insider en el que se puede observar con claridad cómo esta tendencia en las calles y en los centros comerciales se ha trasladado también a las bolsas.

Uno de los analistas de la firma, Ken Allen, afirma que “estoy muy sorprendido por el dramático impacto que esto ha tenido para los inversores. Si tenías a Amazon en cartera lo hiciste muy bien. Si tenías, por el contrario, una minorista, lo hiciste fatal. Si tenías compañías de cualquier tipo, lo has hecho realmente bien”.

Señalan en la empresa de que, aunque Amazon ha capturado casi el 50% del comercio electrónico mundial, solo tiene el 5% del mercado minorista.  Esto, en opinión de los analistas, da mucha opción de crecimiento del negocio y, posiblemente, de buena evolución de las acciones en bolsa.

amazon